sábado, 17 de mayo de 2008

POEMA

Estoy solo entre el camino
y el devenir de un cielo que ya nada espera de mí.
Las piedras aúllan en silencio,
se retuercen de espera,
lloran pequeñas cantidades
de arena
mientras nadie las mira.
El viento me besa donde tú lo hacías:
en el cuello.
Y ahora, en este maldito momento
sólo las palabras me sostienen como huesos.
Me tumbo
ya no quiero caminar.
Quiero ver llegar al silencio como si naciera

que el silencio cobre vida
se presente, me someta, me domine
que el silencio se haga forma en tu recuerdo.

No hay comentarios: