domingo, 20 de julio de 2008

DELHI-JAISALMIR

Ayer (o fue antes?) cogimos el tren a Jaisalmer. Lo vivido en el tren merece ser contado. La estaci'on de Delhi (una de ellas) es enorme. Tanto Sara como yo es'abamos un poco confundidos. Para empezar no hay bancos, asi que toda la gente se sienta en el suelo, cientos de personas, y parece una sentada, s'olo que nadie protesta. Bien, no nos cost'o encontrar nuestro tren, pero si nuestro asiento, tanto es as'i que a falta de cinco minutos para que saliera tuvimos que bajarnos del vag'on porque un hombre ten'ia nuestro mismo numero. Total, que 'ibamos con la mochila de aqui para all'a tratando de encontrar el coach numero 1 (los carteles electronicos se hab'ian ido a rezar a la diosa de la viruela). Al final lo encontramos, pero con mas adrenalina en las venas que Sid Vicious otras cosas. Nos acomodamos en nuestros asientos esperando el momento para subirnos a nuestra cama. Pero empez'o a subir gente. Muuuuucha gente. Todos ah'i, en plan sardina y Sara descompuesta, "por favor, que no se suban a mi cama". El tren por dentro es horrible. Barrotes en slas ventanas, todo el mundo aprisionado. Ya s'e que es un poco fr'ivolo, pero parec'ia un tren a Austwiz (o como se escriba). El caso es que tuvimos que subirnos desde el principio a la cama para dejar sitio a toda la marabunta. Entonces empez'o el documental de Felix Rodriguez de la fuente: "Insectos en el tren, men'u para roedores". Al principio poca cosa, mosquitos, no pasa nada. Luego me fij'e que ten'ia una aranya justo encima de mi cabeza,enfrascada en sus labores tejedoras. Mas tarde y un poco m'as paran'oico, descubr'i, o not'e, os lo juro, una cosa reptando en mi pierna (malditos pantalones cortos). Que era? tachaaan !Un maravilloso ejemplar de gusano, horrible, que muri'o mas r'apido que inmediatamente (gracias 'alvarito por tan genial frasecilla). Pero no acaba ahi la cosa, noooo. Sara tuvo que ir al banyo (que raro), no le pude dejar el l'atigo y el sombrero, as'i que no pudo defenderse de la familia de Grandes Cucarachas Rojasm que ah'i habitaban. Mientras tanto yo, ungido en litros de repelente para mosquitos, tanto que estaba aceitoso y asqueroso y todos los -oso del mundo, activado el aparato de ultrasonidos antiflys, intentando conciliar la calma, noto algo que choca contra el tobillo: un abejorro tamanyo pamplona, muerto ya, eso s'i. Se ve que pasaba por all'i y el tufo a repelente fue demasi'e. No s'e, el caso es que era tan feo que ni la c'amara consiguio enfocarlo. Tengo una foto con mi dedo al lado, de referencia, ya la vereis, horrible.
Pasados estos primeros momentos de aunt'entica locura insectil, logr'e enfrascarme (que curiosa palabra) en la lectura de otro libro ( y van 3). Benditos libros que logran empequenyecer un trayecto, as'i dure 20 horas. Por cierto, eso dur'o.
Por lo dem'as y si exceptuamos la parada en la estaci'on de las ratas (subian al tren a coger migas y vasos de plastico) todo fue como la seda. Puntual como un reloj ingl'es. Por cierto, ferrocarriles hind'ues es la empresa con mas empleados del mundo: 3 millones de personas.

Dorm'i y cuando despert'e la fronda hab'ia dejado paso a la sabana. Un rato despu'es los 'arboles y las chozas de paja dejaron paso a la arena, los resignados arbustos y el sol, que todo lo dora.


JAISALMIR

Es una joya en mitad del desierto. Un espejismo real.

Una vez dejado el hostal (ni bien ni mal, decente) cogimo un ricksha (taxi-motoreta) hacia el fuerte. Jaisalmir, la parte que mola, esta encerrada entre murallas, en la cima de una colina. La palabra callejear adquiere aqu'i verdadero sentido. No es muy grande, pero tiene infinidad de callejones, y vericuetos ( siempre que digo esta palabra me acuerdo de Dar'io, no se porqu'e), que hacen de su distibuci'on un agradable laberinto. Como todo ya, est'a consagrado al turista, pero aqu'i no hay tanto de eso, como viajeros. De hecho hemos conocido a una argentina que lleva 3 meses y media aqu'i. Fue una tarde muy agradable, conversaciones profundas, puesta de sol desde el minarete, t'e y cerveza. Ah, se me olvidaba: aqu'i hay unas tiendas del govierno donde venden yerba y todos sus derivados, psatelitos, galletas, etc. Es para los Sadu, unos tipos que renuncian a todo, familia, posesiones materiales y van con una latita pidiendo limosna y fumando ganja en busqueda espiritual. Los turistas en busqueda espiritual tambien pueden comprar. Ejem... duermen en templos, asi que no tienen niungun gasto. gente les da comida, la religion casa y todo el d'ia fumando. el 80% de ellos son unos farsantes fumetas.
Bueno, cuando compras ah'i, te dan un salvoconducto por si te para la poli poder decir donde la has comprado. Mola.

Sara, como siempre, se ha hecho con los corazones de todas las personas que conocimos ayer y hemos quedado para desayunar todos (un mexicano, una colombiana, una argentina, una ibicenca y un benimacletense).

Ayer, entre otras cosas, me enter'e de que Tibet invadi'o China primero, por eso, cuando china invadio Tibet, los tibetanos no opusieron resistencia, habia que nivelar el Karma.
Aunque ya est'a m'as que nivelado.

Bueno, voy a despertar a la marmota Sara. El sol sube, inclemente, y los rigores del desierto se soportan mejor con el esp'iritu saciado. O sea, manduca.


He dicho.

3 comentarios:

kikae dijo...

madre mia javier, faltaba que los bichitos se pusieran a hacer una coreografia, como en el cuchitril d joe...traeme una rata de recuerdo ;)

Anónimo dijo...

manda alguna fotico, que mola veros. y cuidado con esas galletitass en el aeropuerto, no vaya a ser q os toque el poli malo.

por aqui todo bien
besos

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

os agradeceria un esfuerzo: poner vuestro nombre. Aunque el mensaje sea anonimo, podeis firmarlo.

Aun as'i, gracias an'onimo.

Ese kikae, ahi.