lunes, 4 de agosto de 2008

EL NINYO DE LA ESTACI'ON

Ayer estuvimos en la estaci'on de Benar'es esperando una hora el tren que ten'ia que llevarnos a Budhgaya. Todo el mundo muy pobre y eso, lo de siempre. Creo que he llegado a acostumbrarme a la pobreza y la suciedad y hacerla desaparecer. Por ejemplo, hoy estamos en un pueblo de chabolas y ha sido un estupendo paseo entre vertederos(donde se duchaba gente) y riachuelos de agua negra.
Pero ayer vi algo que posiblemente ha cambiado mi vida. No puedo permanecer impasible ante lo que v'i, sencillamente por que no soy capaz de vivir con mi parte de responsabilidad.
Ayer un ninyo se arrastraba por la estaci'on, incapaz siquiera de pedir limosna o comida. Joder, no es el telediario. El telediario es como una pel'icula, como si no existieran las personas que salen. Seguramente ya se ha estudiado este fen'omeno de insensibilidad. Yo lo he vivido, sentido y olvidado cuando llegaba el postre. Pero ayer estaba all'i, cerca, a menos de un metro y el chico ten'ia una mirada que no expresaba nada, ni siquiera dolor. Le dimos de todo, dinero, 1 paquete de papas, una manzana primero, otra, otra, 3 mas, un chop suey que me hab'ia sobrado. Se lo com'ia todo. Ni una mirada de agradecimiento, nada. Era un fantasma cansado, con las piernas y los brazos casi transparentes, la tripa hinchada. Era invisible. Nadie en la estaci'on lo ve'ia. Por cierto, un crucifijo colgaba de su cuello, atravesando sus pronunciad'isimas clav'iculas, descansando encima de sus costillas, cerca del coraz'on.
Yo no puedo seguir as'i, dando manzanas. No puedo. Tengo que hacer algo y lo voy a hacer. Una idea empieza a germinar en mi recien despertada realidad.
Os ir'e contando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y esa new libertad que es lo que es

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

no lo tengo claro, pero voy vislumbrando un horizonte