jueves, 18 de septiembre de 2008

EL MUNDO AL REVÉS

Hubo una época en la que la todo el mundo compraba casas. En la ciudad, montaña, playa. Se hacían "PAIS" como quien hace churros. Todo el mundo oyó decir: Fulanito compró una casa el año pasado y la ha vendido por 10 millones más. Era una zanahoria gigantesca delante de todos nosotros, los BURROS.
¿Pero por qué nos creímos que esto no iba a acabar nunca? Los pisos seguirán subiendo siempre, pensábamos, y la gente siempre seguirá comprando. Pero mientras pensábamos esto, en España se habían construidos más edificios que en Francia, Inglaterra y Alemania juntas. Pero no sólo esto, sino que los bancos, esos grandes hijos de puta avariciosos, tasaron los pisos por encima del valor real, con lo cual daban créditos más altos y más intereses ganaban. Era todo perfecto. La gente seguia comprando y pagando. ¿Quien ha fomentado esto? ¿Quien? La respuesta es bien sencilla: Toda la clase política española. TODOS LOS PARTIDOS en todos los municipios, amparados en la liberalización del suelo del PP, en la anulación de los requisitos necesarios para vender (cualquier hijo de vecino puede blanquear dinero montándose una inmobiliaria) y en un montón de cosas más, pudieron ser corrompidos por personajes de la talla de Paco el Pocero, Antonio Roca y sabandijas de similar calaña. Esta situación ha creado a personajes como Carlos Fabra, descendiente de una dinastía caciquil que no puedo seguir describiendo porque me entran, lo juro, naúseas. Sin contar con Jesús Gil, que la palmó justo a tiempo, antes de que se abriera la Caja de Pandora con la opearción Ballena en Málaga.
Vivimos en un mundo cada vez más pequeño, interconexionado. A este fenónmeno se le llama globalización, pero es mentira, porque los más pobres siguen sin poder hablar con el vecino, pues no tienen teléfono. Es simplemente un fenómeno de globalización económica, pero no social. Digamos que los ricos se enriquecen más rápido globalmente, no sólo explotando a sus paisanos.
Lo único malo es que si un pais como EE.UU., la primera potencia mundial económica, asi como la primera potencia trangresora de los derechos humanos mas fundamentales (digo primera porque ellos tienen dinero, herramientas y educación para terminar estas situaciones propias de un pais medieval ya mismo y otros no), decía que un defectillo de la globalización economica es que si enferma un pais grande, nos vamos todos al carajo. Ahora bien, hay economias más preparadas que otras para capear los efectos de una crisis. ¿Que pasa es España? Que lo confiamos todo a la construcción y ahora no tenemos nada para que ocupe su lugar. Resumiendo, la clase política y los constructores se han enriquecido a sabiendas que tarde o temprano todo iba a explotar. O Implotar, mejor dicho. Porque supongo que no creereis que los construcctores, esos que tienen equipos de fútbol, van a pagar el pato. Esa gente millonaria, cuya empresa está en suspensión de pagos (denominación mucho más explícita que el eufemismo de ahora, concurso de acreedores) siguen viviendo en su mundo de lujos. De hecho, para esta gente comienzan las rebajas. Es hora de comprar a precio de saldo empresas que se están hundiendo, de comprar pisos, que digo pisos, edificios sacados a subasta por impagos, de comprar, comprar, comprar.
Cierran pequeñas empresas a centenares, sobre todo las que tienen una actividad relacionada con la construcción. Fontaneros, electricistas, ascensores... la lista es interminable. Pero no os preocupeis por los grandes, los grandes bancos, las grandes aseguradoras, los fondos de inversion. Estas empresas, punta de lanza del capitalismo homicida, no se han cansado de alabar al Mercado como a su único Dios, regulador omnipotente de todas las irregularidades, cuando todo iba bien. Pero ahora piden ser rescatadas como niños que han desobedecido a Papá Estado a base de miles de millones. EE.UU., el país más capitalista del mundo está nacionalizando empresas con los millones de la Reserva Federal, millones que son del contribuyente. Lo mismo pasa con el Banco Central Europeo. Es de locos, los ciudadanos dando dinero a los bancos cuyas operaciones han sangrado a tanta gente durante tanto tiempo. Los ciudadanos dando dinero a los bancos. Quiero resaltar este punto: LOS CIUDADANOS DANDO DINERO A LOS BANCOS. ¿Que hay que hacer para que los bancos le den dinero a uno? Madre mía. Pues la única forma es teniendo dinero.
Mientras tanto, los directivos de estos bancos y fondos de inversión, despedidos, han enviado directamente a paraisos fiscales los finiquitos de sus contratos blindados.
Y he aquí el problema de fondo: los paraísos fiscales. Estos existen porque alguien gana dinero sucio y lo quiere esconder. O quiere robar a un estado no declarando sus impuestos. ¿Como es posible que exista algo así?



Pues con la connivencia de todos los dirigentes mundiales, que permiten que empresarios corruptos, narcotraficantes, presidentes africanos varios, traficantes de armas, multinacionales y demás entidades financieras guarden sus ahorrillos ganados honradamente en paises como Antigua y Barbuda, Guernesey, Isla de Man, Nauru, Niue, o Vanuatu. Sí, todo esto son paises. Siento si he ofendido a un Antiguo, Guerneseyano, Nauruense, pero lo siento chicos, no os conoce ni Dios. Bueno, estos sí.
( tienen muchas cosas que esconder)

Mientras existan estos paraisos fiscales, donde la gente pueda esconder tanto dinero, el ser humano podrá ser corrompido. Bueno, podrá ser corrompido siempre, pero no será tan fácil, demonios.

Se acabó. Me voy a cojer patatas a Alboraya. Así por lo menos estaré con personas decentes, en contacto con la naturaleza.

3 comentarios:

ibon87 dijo...

Cuanta razon tienes, no obstante, los ciudadano tenemos nuestra parte de la culpa, porque no se puede meter en una casa asi por las buenas como se hace, puesto que esto nos va tener atados de pies y manos durante el proximo medio siglo.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

pero los políticos y los medios de comunciación de masas (interdependientes, por cierto) han mentido haciéndonos creer que esto era viva la pepa y que comprar una casa iba a ser una inversión. De forma que una familia "normal" compraba 3 casas. Yo no critico el que alguien compre una casa para vivir. Incluso si tiene que meter el 80% de su sueldo. Es su elección y me parece bien. Lo que no era normal era invertir en viviendas. O sea, un notas que compraba 3 casas esperando venderlas en 2 meses por 4 millones mas.
Estos, que se jodan. Aunque aquí, en España, ha sido tan heavy la cosa, que nos toca a todos. Incluso a los que no tenemos ni una cloaca donde caernos muertos.
Por cierto, me alegro de saber de tí, champion.

Homo Insanus dijo...

Estoy de acuerdo. Salió por la tele un docu (creo que fue El Informe Semanal o similar) con ejemplos representativos de pequeños especuladores, como los que citas. Y aparecían con carita de pena, que no podían pagar dos hipotecas y la segunda casa iban a tener que venderla muy por debajo de su valor. En fin... y yo aún viviendo con mis padres.

Lo de la burbuja inmobiliaria se venía advirtiendo desde hace años, pero lo realmente guasón es que ésto es sólo el principio. Porque hay como una especie de convencimiento general de que ya ha estallado todo, pero en realidad sólo estamos oyendo cómo se escapa el aire del globito. Lo gordo está por venir, estoy convencido.

Pues mira, no hay mal que por bien no venga, a ver si se deprecian las viviendas tanto como para poder pagarlas con un sueldo de 900 euros/mes.

Saludos.