miércoles, 26 de noviembre de 2008

POEMA

Un olor es una llave:

el olor en la escalera de la comida de mi madre

el olor de una mujer que pasa por la calle y me recuerda a alguien

¿Qué amor, por Dios, a quién me recuerda?

el olor a establo de cualquier pueblo que entonces es mi pueblo

el olor del primer sexo derrotado.

Es curioso como los olores se clavan en el corazón y luego duermen

o quizá sería mejor decir que se agazapan.

Pasa el tiempo y los va cubriendo un polvo de cosas vitales

Comprar el pan

nadar en un río

volver a enamorarse.

Y un día

al girar una esquina

el corazón me despierta a lomos de un perfume

o cabalgando tierra mojada en la alameda

El olor activa una especie de inconcreta nostalgia

es portador de un revisionismo atroz y fantasmal

y entonces tengo ganas de gritar o correr

y es en ese instante cuando me doy cuenta que quizá no he hecho nada más que equivocarme.

2 comentarios:

paco dijo...

como xasi todos los demas, me encanta. :)

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

ese llopo! un abrazo, brother.