miércoles, 26 de noviembre de 2008

PREDICADORAS Y ENTREVISTA PARA TELECINCO.


Hoy, a la altura de la universidad de filosofía, me han parado dos predicadoras. Normalmente suelen ser jovenzuelos mormones expresionistas. Siempre contrastando: uno muy rubio, otro moreno. Trajes con camisa blanca y corbata negra, uno con la cara llena de granos el otro inmaculado. Generalmente no suelo perder el tiempo con Nosferatus varios pero esta vez ha sido diferente.
Me han parado dos chicas guapas con pinta de universitarias más jóvenes que yo. Normalmente ante una pareja así te paras por defecto. Luego he visto las estampitas y me he dicho: "venga, champion, a ver como sales de esta".
Me han empezado diciendo si yo era creyente y yo les he dicho que yo sólo creo en mi nómina (parafraseando a un amigo mío) y que esta hace tiempo que decidió hacer mutis por el foro. Despúes de la broma, me han dicho que ellas no eran de ninguna iglesia y que tan sólo eran cristianas y que querían que el amor entrara en mi corazón.
Yo les he dicho con todo respeto, recordemos que estaban de rechupete, que me siento ya bastante amado y que además era Budista. Entonces ellas, con el tesón que caracteriza a este tipo de gente, me han invitado a rezar una oración, cosa la cual he hecho sólo hasta la mitad porque no suele gustarme sentirme ridículo.

Las he dejado atrás no sin antes saborear la sonrisa (esta no era extraña y desasosegante como la de los mormones, sino franca y alegre) de las chavalas. Hay gente pa tó, que se dice en castellano antiguo.

Pero no acaba aquí la cosa, momentos antes me ha abordado Patricia Raduá y un cámara diciendo que era una entrevista para Telecinco y, pensando en Sara, he accedido. La pregunta era de lo más extraña: ¿Con que cosas te provocaban miedo los mayores cuando eras niño? No he sabido que contestar. Mis padres nunca me hicieron sentir miedo. Si me la hubieran hecho después del abordaje cristiano habría sabido que contestar.

El pecado y su consecuencia final: El infierno. Con eso acojonaban. Si haces esto irás al infierno, bla, bla bla.

Afortunadamente ese tiempo ya pasó.


Lo que no te decían era que el infierno está aquí, en la tierram y que no hace falta pecar para vivirlo.

Con nacer es suficiente.

4 comentarios:

Miguel González Aranda dijo...

Vaya con las predicadoras....que bueno..jeje..

Muchas gracias por tu comentario.

Nos leemos.

Un saludo

Homo Insanus dijo...

Nacer en las coordenadas equivocadas es suficiente para experimentar diferentes círculos del Infierno, es cierto.

Las dos tías esas fijo que eran neocatecumenales, que acojonan tela también. Es una secta, así de sencillo, pero son listos. Funcionan dentro de la iglesia católica y no extremizan su discurso, pero sorben el coco con gran eficacia. Conozco gente captada y es increible: bailan en círculos, cantan gilipolleces, comulgan con pan y vino, un horror.

Por aquí por mi pueblo no hay mormones de puerta en puerta, sólo testigos de Jehová.

Nosferatus, gran epíteto, jajjaj!!

Saludos.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

neocatecumenales... flipa, con ese nombre ya pueden esconderse ya...

Anónimo dijo...

Los neocatecumenales también se conocen como "kikos" por su fundador Kiko Argüelles.