martes, 30 de diciembre de 2008

VINO CALIENTE CON ESPECIAS.

Se me había olvidado lo más importante!! En nochebuena, con Olaf and family, por fin pude satisfacer uno de mis deseos e intereses de toda la vida: beber vino caliente con especias!! En plan fantasía épica. Me pregunto por qué en españa no existe. Si, ya sé que es para el frío. Pues en Burbáguena (pueblo de Teruel, cerca de Calamocha, donde mi padre empezaba a fraguar mi existencia, naciendo ), no vendría mal en invierno.



Por cierto, estaba cojonudo .

UN LORD INGLÉS


Baco ya tiene apodo en su nuevo hogar (la casa de mis padres), lo llaman el Lord. Y la verdad es que lo parece. Si me pusieran a 1.000.000 de labradores con igual peso y tamaño, lo reconocería al instante. Tiene una expresion especial.

domingo, 28 de diciembre de 2008

TWIN FLEETS

Bajé del tren y no había nadie esperando. Ya lo sabía, pero era una buena frase para empezar esta historia así que la he puesto. A los 0,2 segundos ya estaban Olafito el Maldito y Belén la siempresabia, de cuya inteligencia y sabiduría no dejo de asombrarme cada vez que la veo, con su coche en usufructo (no se si sé escribe así, pero me mola demasiado como para no poner este extraño vocablo frutal) recién estrenado. Viajamos sin contratiempoms durante unos diez minutos de la estación a su casa. Olaf conduce de miedo teniendo en cuenta que su coche ha sufrido una extraña mutación y todo está al revés. Íbamos despacio atravesando calles desiertas con pubs con nombres del tipo "El fardo de avena". Llegamos a su urbanización con un nombre que no me acuerdo pero incluye la palabra brozal, flipa. Era 24 de diciembre, nochebuena y las calles desiertas se iluminaban con los adornos de los inquilinos de las casas desaparecidos. "Nota mental", me dije, "llamar a Iker Jiménez y que se venga aquí a investigar por qué han desaparecido todos". "No te alarmes, es nochebuena, están todos en su casa, celebrándolo. Llegamos a su casa, bajamos del coche al revés y mis sospechas se hicieron realidad: hay mucho coche aparcado, muchas luces intermitentes pero todos han desaparecido. Reina el ambiente que hay en el interior de un congelador en un depósito de cadáveres abandonado en groenlandia. Me imagino grifos abiertos en el interior de las casas (grandes y cucas, con jardín) y ceniceros humeantes todavía. Eso sí, antes de desaperecer todos a una, han recogido cada papel, cada mota de polvo del camino. No se oye nada, cero. Un como si los medidores de decibelios estuviesen estropeados.
Olafito y Belén (coño, apropiado nombre navideño) me llevan hasta el interior de la única casa con seres vivos dentro. Su casa. Bonita choza, Olaf, pero inviable, a mi entender. ¿Moqueta blanca? Cenar, madre mía, es como caminar por la cuerda floja. Cualquier cosa que caiga va a dejar una mancha indeleble y bien vistosa en la moqueta. Aunque, la verdad, fue un entrenamiento de puta madre que me obligó a no ser tan jodidamente sucio comiendo.
La familia de Olaf me acogió desde el primer momento como a uno más de los suyos. Yo ni siquiera tuve que hacer esfuerzos por sentirme así. La cena, increíble. A Belén le tangaron y le dieron gato por liebre, o vaca por pavo, porque el pavo que se asaba en el interior del horno era gigantesco. Hubo de todo, pavo, ibéricos, langostinos pero no había... ¡pan! Dios mío, pan. Pero no os alarmeis porque ahí estaba Belén que es como McGuiver pero más guapa y se puso a hornear pan que ella misma había amasado. Tócate los huevos. En Tween Fleets, si no tienes pan, no puedes bajar al Open Cor, ni a nada de nada de nada de nada. Porque no hay. Y menos en noche buena, aunque ellos, estos ingleses que raros son, no la celebren.
Así que cenamos cual rinocerontes famélicos y bebimos igual de ávidos que siempre y yo me sentí tan bien que casi no echo de menos a my fámily esa noche. He dicho casi mamá, no te alteres. Y llegó el esperado momento de abrir los regalos, todos sentados alrededor del árbol, queriendo matar a Olaf por negarse a quitar los villancicos de la tele (que no son de niños entrañables y asesinables como en España, sino de estrellas de la música ochentera cantando sus propios exitos navideños de siempre, snif) y todos abriendo sus regalos y de repente alguien me tira el mio y yo pienso "mierda" mientras maldigo mis otras veces tan útil sensibilidad y lucho en encarnizado combate para que las lágrimas de emoción que acuden a mis presas (ya no son ojos, son como la presa más grande del mundo intentando contener el diluvio universal), no se desborden. Lucho, lucho, lucho y lo consigo escudándome en el regalo que es una camisa cojonuda de hitler, bin laden, hussein y bush que han formado una banda de musica (The Killers). Pero la camisa, en verdad, me la sopla. En realidad todo es un regalo porque estoy con mi familia en navidad. Otra vez las dichosas lagrimillas, mientras escribo, pero ahora no me ve nadie. ¿O si? Ejem...

A estas alturas ya estamos un poco piripis, (que es un eufemismo la mar de gracioso y musical) y Olaf, Belén y yo salimos a la calle en busca de marcha, marcha, queremos, marcha, marcha, y nos adentramos en los decorados de una peli de zombis navideña, pero sin zombis y sin nada que respire y perturbe el ambiente, excepto nosotros y algún que otro ojo iridiscente de los gatos que campan a sus anchas por este pueblo alejado del jolgorio y la fanfarria propias de una noche así.
Hablamos de camino al engañoso pub, pues en la distancia brillan luces en su interior y maldigo a la corona y todas sus colonias cuando comprobamos in situ (toma ya, profe de latín) que está cerrado. Shit.
Bueno, como estamos piripis, no nos importa dar un rodeo para llegar a casa y observar la urbanización.
Muy bonita, es un cadáver muy bien reconstruído. Incluso tiene un lago con cisnes, que duermen encima del agua porque no deben de tener testículos. Hace frío, of course.
Llegamos al internacional hogar de Olaf y nos acostamos, yo, en un barco con marejada-fuerte marejada y los demás ni me acuerdo. Belén me proporciona una aspirina para antes de acostarme que me dará la vida al día siguiente.
Son las cuatro y todos están despiertos todavía:

Marcelo, brasileño, imprescindible informático friki de los gadgets. Tiene un mac y un aparato grabador de 400 ñapos, ya me dirás tu para qué. Seguro que es el tipo que sube todos los conciertos piratas de la red.
Su novia y hermana de Olaf. Guapísima y angelical, tímida. Un rosario de virtudes, seguro, que no conozco todavía, pero me gustaría.
Renate, Alemana, la madre, educada, silenciosa y entrañable. Me hace pensar en una espía retirada. Quiere agradarme y lo consigue. Su vida ha debído ser interesatísima y rocambolesca.

Y los dos que me acompañan:

Belén: lista, coño, muy lista. Con unos pómulos que ella dice que le hacen fea pero que yo sé que no. Hay muchas tías pagando cirujanos para ponérselos. No ha habido un día que no me enseñe algo. Excelente cocinera, de las que te improvisando sobre la marcha no defraudarían al mismísmo Arguiñano.

Y Olaf, que coño decir de Olaf que no haya dicho ya. A ver, me hace reir sin proponérselo. Yo puedo hacer reír, pero sé cuado. A veces me sale y a veces, no. Con Olaf me parto el culo. Pero no hace falta que se lo proponga, o sea que Olafito el maldito me pone contento. Es especial, como todos los grandes amigos, tiene una perspectiva cómica que es a la vez seria y de cachondeao. El tío, de repente, suelta una y abra los ojos como diciendo "¿Te das cuenta?" y entonces la parida pasa a ser en modo Olaf, privada. Un regalo para mi cerebro. Es un artista que no se lo tiene subido. Y se come tanto la piña que a veces se pierde en sus propios pensamientos y, a pesar de tenerlo todo analizado, es un indeciso. Uno siempre reconoce a sus iguales. Es generoso y espera a que el tren se vaya para irse él de la estación. Hace cosas que no veas con su Mac y algún día sonará la flauta y yo estaré ahí para escucharla.


Te quiero, brother. Un abrazo sensiblero y sentimental, sorry for lo de "Once".

martes, 23 de diciembre de 2008

ARTE

Este tipo crea sus propios trucos y tiene un huevo de críticos entre los skaters. No lo entiendo, es un genio.

domingo, 21 de diciembre de 2008

BACO

Hoy me ha llamado mi familia desde España. Tienen la costumbre de pasarme a mi perro cada vez que hablo con ellos. Mi perro, cuentan, recela del teléfono. Pero cuando escucha mi voz reacciona buscándome por toda la casa. No sabeis las ganas que tengo de verlo otra vez, y se que queda tanto, tanto tiempo...
Es algo que no se puede explicar hasta que no se tiene uno. Parece incluso infantil, pero le echo tanto de menos...
Muchas veces he pensado porque un ser humano se puede unir tanto a un perro. He llegado a una conclusión: es la grandeza de la sencillez. Estamos hasta los cojones de tanta complejidad, tanto natural, como artificial de las personas. Tenemos la insana capacidad de complicarlo todo de manera exponencial. Los perros son sencillos. Están contentos o tristes, tienen hambre o no. Y sobre todo, no juzgan. Ellos serán amigos tuyos por muy mal que lo hagas en la vida, lo cual es una especie de oasis moral. Me encanta saber que mi perro me protegerá del peligro en caso de haberlo. (Lo he visto).
Supongo que la gran mayoría de los lectores de este blog ya lo conocen, pero voy a reproducir una entrada que puse hace tiempo:

Lo primero que hace Baco cuando llega a casa de mis padres es ir corriendo en busca de mi madre, que está enferma, y darle un montón de ásperos lenguetazos.
Cuando se aburre se sienta enfrente de mí, me mira fijamente y gime de forma impaciente.
Baco es capaz de dormirse a voluntad, si la situación lo requiere.
Baco sabe sentarse, darme las dos patas y hacerse el muerto. Un poco más y lo tengo que llamar Pancho. Aunque Baco nunca se iría con la pasta de la primitiva.
Baco es incansable, aunque pachorra no le falta, la verdad. Si juega a pillar con algun perro, no lo hace más que algunos minutos y siempre cortando la trayectoria del otro, casi nunca corre detrás.
Baco juega a hockey con la nariz y cualquier cosa que se deslice por el suelo, preferentemente una piedra de diez kilos. Se le está pelando la nariz.
Baco se puede tirar más de media hora seguida nadando, yendo de aquí para allá en busca de piedras que YA se han hundido.
Baco duerme en posturas inverosímiles.
Baco bucea.
Baco puede mirar una hamburguesa a su alcance y no tocarla.
A Baco nadie le ha enseñado a esperar a la gente en la puerta de los comercios, sin embargo, lo hace.
Baco conoce técnicas de propias de la staci, tales como el chantaje emocional y la extosión emocional. Todas estas técnicas van encaminadas siempre hacia el mismo objetivo: la comida.
Incomprensiblemente, Baco es virgen.
Baco coje todo tipo de cosas con la boca.




Baco cura. No es que se haya metido en un seminario, sino que sana. O alegra, que es lo mimo.
A Baco no le mola el jamon serrano solo. Y a veces a llegado a tirar el jamón y comerse el pan.
Baco tiene súper reflejos si se trata de comida.
Baco tiene un hermano de la misma camada que ve varias veces a la semana. Es el único perro con el que se pelea.

Buf, ahora que pienso podría estar toda la mañana escribiendo sobre Baco. Bueno, ya os habeís hecho una idea. Este es mi perro.


P.D. (Edito esto varios días después, no puedo dejar de hablar de mi perro).

A veces Baco se pone en modo alfombra, sobre todo si hace mucho calor, así tiene los huevos fresquitos. Y negros.

(Escribo esto mucho tiempo después)


Baco me sigue por toda la casa de forma invisible.

Baco es capaz de mover el rabo 3.000 veces por minuto.

Baco intenta hacerse amigo incluso de los perros que le ladran.

Cuando le doy de comer algo, primero saca la lengua y hace un pequeño cuenco para coger la comida sin ni siquiera rozarme con los dientes.

Baco intenta por todos los medios dormir en mi habitación.

Baco me sigue hasta en el mar.

Baco ladra a los intrusos.

Baco hace duelos conmigo. Nos ponemos a cada lado del pasillo, quietos como estátuas y sólo se mueve cuando yo me muevo. Si arranco a correr para pillarlo pega un salto de alegría, levantando las cuatro patas del suelo (lo que siempre le hace perder un tiempo precioso).

Si le tiro una piedra y me escondo se vuelve loco buscándome.

Baco se tira de plancha al agua, así esté a 10 metros de altura.

Baco....

Podría estar así horas y horas, pero eso no haría que dejara de echarlo de menos. Así que voy a parar.

Tengo que ir a un entierro. (No os asustéis, yo os lo explicaré. Kike, no seas bocazas).



sábado, 20 de diciembre de 2008

Sábado por la noche en Brighton





Coge una temperatura glaciar , añádele 0 pasta, imposibilidad de superar resacas en menos de 24 horas, unas 4 pelis ya vistas hoy y tendreis una idea de por qu estoy haciendo pruebas en mi blog un s bado por la noche. Por lo menos ya sé como hacer para linkear palabras, estoy mejorando, coño .

viernes, 19 de diciembre de 2008

TAMAÑA CONJUNCIÓN

Hoy me he despertado por culpa del sol. Esto es sí mismo es un hecho asombroso y me he levantado de buen humor. He ido a la agencia del trabajo en la fábrica y me han dicho que no va a haber trabajo hasta año el año que viene. Vuelvo a casa, cojo la guitarra y vuelvo por el camino andado. Me encuentro una púa tirada en el suelo. Vaya tela, tamaña conjunción astral sólo puede traerme cosas buenas. Cojo la púa y sigo mi camino hacia el barrio gay. Compro una cinta para poder tocar de pie (5 p), una café descafeinado con leche para el frío (2.5 p!) y me pongo a buscar un buen lugar para tocar. Estoy mis buenos 20 minutos buscando, en parte porque busco un buen sitio (1%) en parte porque me da palo (99%), pero al final me decido por una pequeña replaceta que está en mitad de un monton de callejuelas.
Y me pongo a tocar.
Joder, no era para tanto. Nadie me hace ni puto caso. Sale un niño de unos 5 años de una tienda con sus padre. El nano si que mira, de hecho se quiere quedar cuando los padres tiran de él. Les muestro una de mis mejores sonrisas, pero no sueltan ni un penique. Pasa media hora y yo sólo toco canciones de grupos anglos y sajones tipo Led Zeppelin, Nirvana, Pearl Jam etc y nadie echa nada. Hace frio, estoy de pie, no canto, of course.
En fin, por lo menos la verguenza se ha esfumado tan pronto como vino. Toco el concierto de aranjuez versión Javito. Y entonces sucede: dobla una esquina un tipo con una guitarra en la espalda, me mira, se para, se saca el monedero y me da ¡50 pins! (Traduccion para los menos audaces: media libra, o sea 0,48 euros, que gran palabra, paridad). Oh, me han dado pasta, pienso. Y entonces me pongo a tocar Camisa de once varas, un clásico de Seguridad Social antes de que se convirtieran en payasos. Ahora sí que canto, alto y claro. Ahora ya la gente no puede pasar de mi a menos que esté a más de 50 metros. Toco del culo porque mis dedos parecen palitos de pescado del capitan pescanova. Me voy a casa.
Ya está, ya he pasado la prueba. Ahora ya puedo tocar donde quiera, cuando quiera. Esta tarde tengo que ir a unas cuantas agencias, cuando vuelva aprovecharé para tocar un rato la guitarra, a ver si suena la flauta.

Un abrazo a todos.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Va de records

Hoy he reventado todos los récords de la historia de los buscadores de curro. Todo ha sido gracias al Dodi que me ha despertado al filo del nuevo día para restregarme el hecho de que el ya estaba levantado. No hay nada como el sonido del despertador para tirar un dado de 100 de cordura con -50 de base. (Lo siento por los no-frikis). Es como ver a chutlu con tu madre en una discoteca bailando Sergio Dalma. El caso es que no me he podido volver a dormir y a pesar del ardiente calor que impregnaba mi insigne figura he decidido hacer de tripas corazón (que visceral) y poner pies en polvorosa. Ni corto ni perezoso me he metido en la ducha y me he secado como alma que lleva el diablo.

Vale, es díficil parar, pero voy a dejar de escribir frases hechas.



Lo de los records: 49 currículums en bares y restaurantes. 4 aplication jobs en hoteles de 5 stars (without rastas in my head, of course), 2 visitas a 2 agencias de trabajo, una visita al job center (inem de aquí) con el resultado de 4 entrevistas, una de ellas ya realizada y con unas vibraciones que ni el dalai-lama. Y todo gracias a un caballero de los que no quedan: mi hermano y traductor. Pero la cosa no acaba aquí, la suerte sonríe a los audaces, dicen. Pues me cago en la suerte y en los audaces porque nada más cruzar el apocalíptico garden de la entrada de mi casa he sabido con la certeza que da darse cuenta de que no las has visto en todo el día que mis llaves estaban dentro, calentitas. Mierda. Shit. Mierdashit. Vale, plan de ahorro de energía. No sé cuando vienen Iago y Anil (que no son dos personajes del Valle Secreto sino mis compañeros de piso) y hace un frio de 5 pares de cogones. Tranki, no te pongas nervioso. Más vale encender una vela que maldecir la oscuridad. Doy un rodeo de reconocimiento a la casa y noto que las puertas corredizas que dan la jardín interior no están bien cerradas. Esto me recuerda a cuando me quedé encerrado en calpe en el balcón de Llopo, yo solo, sólo que al revés. Ahora estoy encerrado en la calle. No puedo abrir la puerta. Oigo un ruido como de película futurista y caigo en la cuenta que una nube de vapor en plan Blade Runner sale de una pared del odioso inmueble. Me caliento con el vapor. Pienso en Llopo y en lo que se reirá cuando lea el blog, que pulgas, pensará. Pasa una hora, dos, y yo tengo más frio que el fary en el espacio exterior. Finalmente llegan Iago y Anil y yo alzo los brazos al cielo en signo de alabanza.

Y aquí estoy with my pint and my peta que con tantos escalofríos me he ganado. Pienso: después de la cama, el mando a distancia, el grinder, la comida para llevar, el almuerzo y las guitarras a plazos, la calefacción es el mejor invento de la humanidad.



Good night for all the people. See you later.

lunes, 15 de diciembre de 2008

que rara es la gente en brighton

video

algunas fotos





La famosa niebla londinense se piró a Crowley. Un menu KFC, con judías.

Olafito el maldito (el próximo Backstreet) y yo.


my street, lower bevendean, n25



Un coche aparcado, a las 8 de la morning




MUERTE A LOS RASTAFARIS, VIVAN LOS MODS


Pues sí. Esta maña una fuerza extraña se ha apoderado de mí. Al levantarme e ir al baño he visto en el espejo que tenía los ojos nublados. Luego mis pies me han llevado, lenta, respetuosamente, como siguiendo un cortejo fúnebre, a la cocina. Allí he cogido unas tijeras de cortarlo todo, tanto carne como pescado y, por supuesto, rastas. He vuelto a subir al baño con la calma que habita en el centro del huracán, he llenado la bañera y me he metido dentro de un agua casi hirviente. Me he dicho: "A TOMAR POR EL CULO". Mis rastas gritaban como un banco de anguilas perseguidas por Arguiñano. Una a una han caído bajo el filo de las tijeras. Cuando unas tijeras cortan bien, lo que sea, da gustito. Hacen un ruido de orgasmo fantasmal.
Ahora llevo puesto un sombrero estilo Quadrophenia, ya no me cuelga nada de la nuca y es que hoy me tocan los hoteles.



Pd.

domingo, 14 de diciembre de 2008

my birthday

pues eso, 31. Menos mal que estaban Olafito el maldito y Bel'en la siempresabia para alegrarme el d'ia y la noche que le sigue. Ahora estoy con mi hermano en su casa y estoy cansado porque llevo cuatro horas seguidas hablando in english y la verdad, es extenuante. Mi chola se cansa. Pero a eso he venido. Que bueno estar con Olaf de nuevo. No s'e por qu'e hay algo especial entre nosotros. Es genial que est'e en UK.
Ahora no es el momento de seguir escribiendo, s'olo deciros que no he pasado mi cumple s;olo, sino en companyia de todos vosotros, literal(Olaf, Belen y mi hermano) y figuradamente (el resto de vosotros).
Un abrazo, manyana me voy a Candem.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Entra una luz avara
gritan las gaviotas a la nubes
quieren llover.
El hielo es un conquistador invisible
se han rendido todos los árboles y la paz
se siente en el centro de los huesos.
Es una paz de ruina en la montaña
de musgo milimétrico
de columpios vacios frente al mar.
Todo está vestido de luto
y yo tengo que salir a mi liturgia diaria de alegría.
No vas a poder conmigo
obstinada desdicha
no vas a poder borrar la sonrisa de mis dedos
no tienes tormentas suficientes.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

EMPIEZA A TRAGAR JORDI: YA TENGO TRABAJO.

Nacho, el hermano de Sara, me dejó en el aeropuerto y tuve la misma sensación que al subir a la estación el día que empecé a hacer el camino del tio Santi: soledad. El vuelo bien, un cercanías no da para mucho. Llegué a Gatwick unas dos horas después y al aparecer por la puerta de salidas me esperaba la sonrisa de mi hermano, que es una de las tres mejores cosas que le pueden esperar a un ser humano en la vida. Un aeropuerto es frío y aséptico pero mi hermano fue un lanzallamas: no me hizo falta maldecir la oscuridad. Estábamos emocionados y él no paraba de darme consejos desde la humilde altura del inmigrante que ha superado todos los obstáculos. A pesar de no haber dormido me acompañó hasta Brighton.

BRIGHTON, PRIMERAS CONSIDERACIONES.

No sé como coño lo hacen las gaviotas. ¿No tendrían que haber emigrado a zonas más cálidas? Es bonito su canto y me transporta a la novela de Melville, Movi Dick. Nada más bajo del tren tengo que dejar la mochila, que ya me ha reventado (lo barato sale caro, ¿eh mami?) y arrebujarme en mis 300 capas de ropa.
Hace viento, hay nubes y una fina capa de lluvia que amenaza convertirse en nieve empieza a calarnos la ropa. Donís (mi contacto aquí) no constesta así que decidimos caminar hasta la beach para ver el downtown.
Es una bonita ciudad costera con calles peatonales de casas con grandes cristaleras en cuyo interior brilla siempre luces acogedoras. Lo cual no es difícil, aquí sería acogedor hasta un pedo en llamas.
Nos llama Donís y quedamos en una hora, es decir a las 5, en el Brighton Pier, que no es un francés afincado en Brighton, sino el famoso muelle con el parque de atracciones encima. Hemos quedado a las 5, así que me cago en Donís cuando veo que ya es noche cerrada y todavía no ha aparecido.
-¿Que hora es, Jose?-pregunto. Mi hermano sonríe como Cancerbero cuando abre las puertas del infierno e invita a pasar a un nuevo residente.
-Las cuatro y cuarto-contesta.
-¿Cómo? Va, en serio, que hora es.
Ahora ya es un despelote en toda regla.
-Las cuatro y cuarto, Javi.
Miro a mi alrededor, miro a las luces de navidad y caigo en la cuenta de que mis pies están helados. Estamos bajo 0.
Llega Donís y nos traslada a mi nueva casa que él tampocosabe donde está. Buscamos un buen rato, de noche y bajo 0 y encontramos la casa gracias a una bandera española que un compañero a colgado de su ventana. Así que para esto sirven las banderas, pienso. Bien, ¡VIVA SSSPAÑA, COÑO!
Cuando llegamos sólo se encuentra en casa Iago, un chaval de 19 años más flipado que superman de tripi que enseguida se me pone a hablar de lo que roba en el híper, de lo caro que está el hachís aquí, de que quiere plantar, bla, bla, bla. Mi hermano flipa, yo me doy cuenta de que he encontrado un Ibon, pero mucho menos auténtico que el original. No parece mal tipo, el gallego. Dice que no está hecho para "chollar" (trabajar) ni para estudiar ni para nada. Que en casa de su madre estaba mejor. Bien, un tipo sincero.
Más tarde llegan los otros dos de currar, no me acuerdo de sus nombres. De repente no sé si estoy en Vigo o en Brighton. Mala cosa, pero de momento es lo que hay. Se ponen a ver el Bar¢a no se quien por rojadirecta.org. Acaba y ponen el pro-evolutino soccer 8. en la play 2 Mala cosa.

LA CASA.

Una auténtica casa inglesa de las que salen en Beni (maclet )Hill. Tiene dos pisos, está toda enmoquetada y la calefacción tira que no veas. Mi cuarto es pequeño, pero tiene una gran ventana que da al jardín. No hay persiana, maldición.
El jardín es enorme, unos 100 metros cuadrados, Lo llaman el baño de abajo.

PRIMEROS PASOS

Si, si. En un fulgurante record nunca antes visto en la historia de la inmigración, Javier Rodrigo Ibarra ha conseguido un curro en una fáctory (no confundir con Spook) de empaquetado. Es una puta mierda y pagan mal, pero estoy en Brighton, nenes, y no hay cadenas de montaje suficientes en el mundo para desanimarme.
Ahora tengo que ir a sacarme una cuenta de banco y el número de la SS. (No confundir con el insigne grupo
político militar animal, digo, alemán).

Y luego ya veremos.

Os hecho de menos, un abrazo a todos.

Sara, te quiero mucho, como la trucha al trucho.
Baco, me rompiste el corazón en el coche, con la cabeza apoyada en el cristal, observando la lluvia de Valencia. ¿Por qué no querías mirarme? ¿Acaso sabías que me piraba? ¿Por qué pregunto? Claro que lo sabías. Me cago en diez, que perro más listo, coño.

lunes, 8 de diciembre de 2008

EMPIEZA LA AVENTURA

Ya está, después de tanto tiempo que si sí que si no, me piro. Ahora todo es chungo. Duras despedidas me ha tocado vivir y las que me quedan.
Mañana, a estas horas estaré en Brighton, jodido de frío y echádoos de menos, cabronazos/as.

Pero es algo que estaba claro que tenía que hacer.


Se admiten apuestas: ¿lo conseguiré?

miércoles, 3 de diciembre de 2008

RELATO CORTO.- ÚLTIMA TRANSMISIÓN DE EMERGENCIA-



Madre 567A surcaba a la deriva el espacio helado cerca del tercer cuadrante de la nebulosa Fión. Todos los sistemas de la nave se habían colapsado hacía ya mucho tiempo y la mano de Padre, el comandante, yacía inmóvil y corrupta justo al lado de la tecla de ejecución del teclado del Ordenador Central de Emergencias.
Las letras del mensaje de socorro aparecían solas, como si una mano fantasma tecleara, en un bucle silencioso y verde.

PRIMERA TRANSMISIÓN DE EMERGENCIA

Un virus se ha apoderado de Madre. No han servido de nada las habilidades del ingeniero informático ni de su equipo. Nos hemos salido de la ruta a la velocidad de la luz. Debemos estar en algún lugar de Fión. Los Fecundos peligran. Se han estropeado las unidades de aleccionamiento ¿Sigo con la gestación? Necesito respuesta inmediata. Los fetos necesitan un camino, de lo contrario se pudrirán en los úteros de Madre. Insisto: necesito respuesta inmediata.

Madre 567A ya no recorría ninguna derrota conocida. Las cartas estelares habían dejado de ser proyectadas en el espacio vacío de la sala de navegación porque ninguna de ellas portaba información relevante. Surcaban el espacio desconocido. Padre se encogía dentro de su uniforme, a medida que la piel se contraía bajo el peso del tiempo. A su lado, en la pantalla del ordenador seguían apareciendo mensajes en bucle, mil veces repetidos. Su rostro ya no expresaba nada, tan sólo era un amasijo de carne en descomposición enseñando una sonrisa grotesca sin labios.

DÉCIMO OCTAVA TRANSMISIÓN DE EMERGENCIA.

Por favor, nunca hasta ahora había sido tan urgente la petición de socorro. El virus que atenaza a Madre ha iniciado los procesos de fecundación. La gestación ha comenzado. Pero... ¿Qué pasa con los programas de conocimiento? ¿Están operativos? No puedo acceder al cerebro de Madre. El virus no me deja. Mientras tanto empiezo a sospechar que la deriva de la nave no es tal sino que vamos a algún lugar. Por favor, necesito respuesta urgente del consejo.


FIN DE LA TRANSMISIÓN


Madre 567 siguió con la gestación durante los siguientes 18 años. Los fetos habían sido sustentados en letargo durante ese periodo de tiempo sin que ningún programa les enseñara los conocimientos necesarios para vivir. Ni siquiera para llevar a cabo la misión para la que habían sido encargados, la construcción de la base primaria de colonización de un planeta fantasma. Pero madre se había visto atacada por un extraño virus, y había viajado a la velocidad de la luz durante 18 años hacia algún lugar remoto y desconocido del universo. Nunca, nadie, había llegado tan lejos.





VIGESIMO TERCERA TRANSMISION DE EMERGENCIA

Los fetos ya tienen 15 años. Pronto se abrirán las compuertas de los úteros y los sujetos abrirán los ojos. Pero no sabrán nada. Serán adultos y no tendrán ningún conocimiento. No sabrán hablar ni usar objetos, incluso los más simples. Ni siquiera podrán pensar. ¿Cómo se piensa sin idioma? No saben qué son. No saben que es ser. Temo el día que me cruce con uno de ellos, aunque creo que ese día nunca llegará. Sin energía, los cultivos hidropónicos se han secado. Como todavía comida deshidratada, pero no queda mucha. Calculo que me quedan todavía dos años o tres de alimento. Dos años o tres de soledad. Dos años o tres de escuchar el eterno sonido sibilante, como el de las serpientes arenosas de Novartis, del motor nuclear. Dos años más de silencio en este ordenador de emergencia que nunca recibirá respuesta.


FIN DE LA TRANSMISION


Y, haciendo que las finas líneas blancas se convirtieran otra vez en estrellas lejanas, Madre567A paró. Era el décimo octavo año de la gestación, así que las compuertas de los úteros se abrieron dejando escapar una espesa niebla blanca en una explosión silenciosa. Las luces del útero estaban bajas, como correspondía siempre en el alumbramiento para no dañar unas retinas que llevaban 18 años sin ver la luz. El sujeto varón abrió lo ojos y pudo ver. O más bien se podría decir que el útero vio en ellos. Estaban vacíos.
El programa de sustentación vital había funcionado a la perfección así que no le costó moverse y salir del útero de Madre567A.
Caminó descalzo por el frío suelo de la nave con los ojos muy abiertos hasta que se vio reflejado en el metal pulido de un panel de instrumentos. Se tocó al comprobar, con el corazón palpitante, que era él mismo. Entonces sus ojos brillaron con la llama más antigua que alimenta y devora al mismo tiempo a todos los seres humanos: el miedo.



QUINCUAGÉSIMA TRANSMISION DE EMERGENCIA

Ya está, puede que esta sea mi última transmisión. Hace casi dos semanas que no pruebo bocado y mi energía ha desaparecido casi por completo. Los fetos han salido ya de sus úteros. Andan golpeándolo todo y chillando. A veces, lloran durante horas. Son como animales enjaulados llenos de temor. No entienden nada y sienten miedo. Menos mal que están separados en módulos diferentes, en extremos opuestos de Madre. Los dos se matarían entre ellos. ¿O no? ¿Quién sabe? De todas formas morirán aquí, en este extraño sistema planetario con tan sólo una estrella alumbrando. Madre 567A se aproxima hacia el planeta azul. Es bello en la distancia, desde luego, pero ¿Qué peligros acechan en sus océanos? Quizá pueda averiguar y ensamblar los códigos de aterrizaje. Voy a intentarlo.


FIN DE LA TRANSMISIÓN






El escudo de aterrizaje no funcionaba, así que el fuselaje de Madre 567 A se encendió como la estrella a la que daba la espalda en ese momento, mientras entraba en la atmósfera del planeta azul. La fricción había estado a punto de destruir todos los espejos y la mayoría de ellos yacían calcinados, humeantes, cuando la nave tocó tierra. Momentos antes, superado por su estado de inanición y las circunstancias, Padre, el comandante, había muerto mientras escribía la última transmisión de emergencia.



ULTIMA TRANSMISIÓN DE EMERGENCIA.

No sé donde vamos a aterrizar, sólo sé que es un planeta hermoso. Es azul y grandes nubes cruzan los cielos. Tiene poca tierra habitable (Madre la ha calculado en el 29%) pero las mediciones realizadas por Madre de la atmósfera revelan condiciones excepcionales para la vida. Es un sistema homeostásico singular en todo las galaxias que la rodean, incluida la suya. Hay millones y millones de especies distintas en una explosión de diversidad sin precedentes. Nunca, en siglos de exploración, habíamos visto semejante variedad de formas de vida en un planeta. Incluso a Madre le cuesta procesar tanta información. Como me gustaría poder verlo con mis propios ojos. Pero no pued…

FIN DE LA TRANSMISION


La frente, tanto tiempo muerta de Padre, cayó sobre su mano, que a su vez descansaba sobre el botón de ejecución del ordenador, cuando la nave tocó tierra.
Los sujetos varón y hembra tardaron pocas horas en encontrar la puerta que daba al exterior y en cuanto la vieron saltaron sobre la luz del sol para comérsela. Cuando vieron que esto no era posible salieron al exterior porque sólo tenían una pulsión en el alma más apremiante que el miedo, el hambre.
Cada uno en un extremo de la nave, a kilómetros de distancia el uno del otro, sintieron por primera vez la caricia del viento y el olor de la naturaleza. Lo tocaban todo, se revolcaban y chapoteaban en las charcas.
Entonces los dos olieron el olor dulce de las manzanas proveniente de un árbol que yacía aplastado bajo uno de los reactores de la nave. Corrieron hacia el manzano sin advertirse mutuamente y sólo se dieron cuenta de la presencia del otro al intentar coger los dos la misma manzana. Chillaron y corrieron en direcciones opuestas, desnudos y sucios. Luego se estudiaron. Pasaron horas hasta que se fueron acercando, oliendo el aire, pero cuando estuvieron lo suficientemente cerca un olor más dulce que el de las manzanas lo invadió todo. Él notó sorprendido que su pene se hinchaba y endurecía y ella que su vulva se abría y dejaba caer un extraño flujo transparente. A ambos les temblaban las piernas.
Él miró la manzana y la miró a ella mientras las tripas le sonaban como un ejército hambriento, entonces soltó un gruñido y se abalanzó sobre el cuerpo de la mujer intentando saciar un hambre que nunca, jamás, podría saciar.




EPÍLOGO

El astrofísico de la Agencia Espacial Europea Alexander Meldiev, corría con su coche por las calles París como alma que lleva el diablo. Estuvo a punto de estamparse en el aparcamiento con su compañero de laboratorio. Cuando bajó del coche con un montón de hojas de impresora cayéndosele, su amigo no pudo dejar de sonreír. “Siempre igual”, pensaba.

-¿Qué pasa esta vez Alex?-dijo entre divertido y hastiado.

-Lo he descifrado.- tenía la cara roja y unas ojeras negras mostraban abiertamente largas horas de insomnio.

-¿El qué?-pero mientras lo decía ya sabía a qué se refería. Cuarenta años habían pasado desde que recibieran esa extraña señal desde el espacio. Cuarenta años recibiéndola en secreto. Una señal procedente del espacio que se alejaba poco a poco, debilitándose, como si la emitieran cada vez lejos de de la tierra, hasta llegar al espacio profundo. Pero no podía ser…

-La señal extraterrestre. Era un mensaje en otro idioma.

-¿Cómo que otro idioma?, ¿Qué estás diciendo?

-Un idioma extraterrestre, digo.-ahora era Alex quien sonreía.-He tardado 20 años, pero lo he conseguido.

-¿Veinte años? ¿Hace veinte años que sabes que era un idioma y no me lo dijiste?

-¿Me habrías creído?

-No

-Pues eso.

-Bueno, ¿Y que dicen los hombrecillos verdes, Alex?

Alex rebuscó entre los papeles verdes y blancos de la impresora y tras encontrar la hoja que buscaba se la acercó a su amigo. Este se ajustó las gafas en gesto mecánico y leyó mientras Alex le abrazaba por los hombros.

ÚLTIMA TRANSMISIÓN DE EMERGENCIA.

martes, 2 de diciembre de 2008

GANADOR DE LA LOTERÍA DE NAVIDAD ANTES DEL SORTEO


Lionel Neykov es un tipo de New York al que estaban a punto de echar de su piso. Es cantautor sin disco ni discográfica. Pero es que eso ya no hace tanta falta si tienes talento y una pizca de suerte. Youtube hace el resto:



La canción no está mal, además el tio tiene sensibilidad cantando y, salvando una distancia sideral, me ha recordado al bueno de Jeff Buckley.
Pues bien, unos creativos de una agencia de publicidad española, seguramente frikis cuyo trabajo consiste en pasar horas y horas youtubereando, han decidido poner la canción del chaval en la campaña de TV de la lotería de navidad. Por cierto, no encuentro el anuncio en vídeo, si alguien conoce un enlace le agradecería que lo pusiera en algún comentario.
Dice un ejecutivo de la firma de publicidad (cuyo nombre ignoro pero seguro que es algo así como BLMJJM) que el chaval ya tiene representante y ha exigido más pasta antes de firmar el siguiente contrato. Bien hecho. España es uno de los más enfebrecidos consumidores de lotería, a sacar tajada.

Enhorabuena.