viernes, 19 de diciembre de 2008

TAMAÑA CONJUNCIÓN

Hoy me he despertado por culpa del sol. Esto es sí mismo es un hecho asombroso y me he levantado de buen humor. He ido a la agencia del trabajo en la fábrica y me han dicho que no va a haber trabajo hasta año el año que viene. Vuelvo a casa, cojo la guitarra y vuelvo por el camino andado. Me encuentro una púa tirada en el suelo. Vaya tela, tamaña conjunción astral sólo puede traerme cosas buenas. Cojo la púa y sigo mi camino hacia el barrio gay. Compro una cinta para poder tocar de pie (5 p), una café descafeinado con leche para el frío (2.5 p!) y me pongo a buscar un buen lugar para tocar. Estoy mis buenos 20 minutos buscando, en parte porque busco un buen sitio (1%) en parte porque me da palo (99%), pero al final me decido por una pequeña replaceta que está en mitad de un monton de callejuelas.
Y me pongo a tocar.
Joder, no era para tanto. Nadie me hace ni puto caso. Sale un niño de unos 5 años de una tienda con sus padre. El nano si que mira, de hecho se quiere quedar cuando los padres tiran de él. Les muestro una de mis mejores sonrisas, pero no sueltan ni un penique. Pasa media hora y yo sólo toco canciones de grupos anglos y sajones tipo Led Zeppelin, Nirvana, Pearl Jam etc y nadie echa nada. Hace frio, estoy de pie, no canto, of course.
En fin, por lo menos la verguenza se ha esfumado tan pronto como vino. Toco el concierto de aranjuez versión Javito. Y entonces sucede: dobla una esquina un tipo con una guitarra en la espalda, me mira, se para, se saca el monedero y me da ¡50 pins! (Traduccion para los menos audaces: media libra, o sea 0,48 euros, que gran palabra, paridad). Oh, me han dado pasta, pienso. Y entonces me pongo a tocar Camisa de once varas, un clásico de Seguridad Social antes de que se convirtieran en payasos. Ahora sí que canto, alto y claro. Ahora ya la gente no puede pasar de mi a menos que esté a más de 50 metros. Toco del culo porque mis dedos parecen palitos de pescado del capitan pescanova. Me voy a casa.
Ya está, ya he pasado la prueba. Ahora ya puedo tocar donde quiera, cuando quiera. Esta tarde tengo que ir a unas cuantas agencias, cuando vuelva aprovecharé para tocar un rato la guitarra, a ver si suena la flauta.

Un abrazo a todos.

8 comentarios:

Yo soy aquel dijo...

Y eso que ya no llevas rastas, que si no, no te caen ni los 50 pequeniques.

Está de puta madre la historieta. Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

vaya toalla, mi sueño es lo mismo pero en la tarima de un rincón de un club oscuro, micrófono antiguo, humo, soul...

lo que sabes te recuerdo que te lo enseñé yo.

ja!
tq

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

no llevo rasras, pero llevo un sobrero quadrophenico que no veas. Ahora estoy ahorrando para una vespa 18 retrovisores.

Anónimo dijo...

ahora si que me has dado una alegria, es lo mejor que has hecho para ganarte el pan en mucho tiempo ( aunque no se si te dara para un pan, pero para la puntita si ) espero que esto sea el principio de algo de verdad, algo en lo que creas.

suerte mamon.

Homo Insanus dijo...

La vergüenza, en otro país, es menos vergüenza, ¿no? ¿Qué es lo que puede dar corte de tocar la guitarra en tu ciudad? Que nos vea el padre de la novia, la vecina venenosa, el amigo triunfador, la cuñada reprobadora, el enemigo acechador, jajjaj, y similares, pero ¿allí? Creo que hasta yo sería capaz, sí, :). Aunque tendría que aprender primero.

Pues nada, mucha suerte con los curros y a sacar dinerillo extra entre tanto.

Ah, Javi, prueba con el repertorio de Aute, que a los guiris les debe parecer muy meláncolico y bonito. O con Pedro Guerra, que también. Digo yo, yo que sé, XDD.

Saludos.

Enrique dijo...

Q pasa javier! prueba a poner unas monedas de tu bolsillo en la funda para que la gente vea que ya te han dado algo de pasta..
Y toca alguna de las tuyas, no seas moñas
Un abrazo

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

ambas cosas hice, querido Enrique. Aunque sólo tenía 1,5 es decir, 2 monedas.

—fili dijo...

Que curioso lo que dice Enrique... Cuantas más monedas tengas ya en la gorra más monedas te caen. Hay qe ver como se atraen unas a otras.

Yo estuve en esa misma situación pero con el el 500% más de vergüenza en lisboa. También saqué más, creo que unos 6 €.

Aunque creo que a mi me echaban por pena, o para ver si callaba. Madre mía.