sábado, 3 de enero de 2009

CUENTO DE NAVIDAD

Pero no el típico cuento de navidad con niños, reyes magos, buenas intenciones, grandes esperanzas y toda es mierda, no. Mi cuento de navidad tiene sangre a borbotones, maderos, desaparecidos, denuncias, cuatro saudíes y un allanamiento de morada. Además, está basada en hechos reales. Todo esto nos pasó a mis amigos y a mí en los dias 30 y 31 de diciembre. Lo único que tiene en común mi cuento de navidad con los típicos es el final feliz. Pero no voy a destriparos más la historia, que conste que si lo he hecho ha sido para no alarmar a las almas inquietas que sé que me leen.

CUENTO DE NAVIDAD

Todo era perfecto, como en el mejor de los sueños de un niño la noche de reyes. Habían llegado ya dos de mis mejores amigos, Palomas e Irene, y hacía un frío del carajo. La casa calentita, la cena opípara a base de arroz con pollo. Dormimos cual angelitos y nos fuimos a London a pasar el día. Londres cansa. Te succiona toda la energía sin que te des cuenta. Fuimos a Candem que es uno de los mejores mercados del mundo. Miles de tenderetes y cualquier cosa que quieras comprar, ropa ciberpunk, antiguedades, setas, popper, cuadros, corsés góticos, comida de cualquier parte del mundo y muchísimas, infinitas, cosas más. Luego fuimos al Bristish (Expolium) Museum donde comprobé (otra vez) que los museos me cansan el cuerpo y el alma. Lo único que me gustó fue la piedra roseta y un montón de momias que estaban por ahí. Sara y yo nos fuimos a Brighton y Palmiro e Irene se quedaron a ver El fantasma de la ópera así que seguían en London cuando Paco nos llamó justo cuando nuestro tren pasaba por Gatwick. Nos bajamos y allí estaba el tirillas con un camisa y una chaquetilla y nada más. Nos fundimos un abrazo que se desvirtuó un poco por la cara de miedo y los brazos adelante a modo de protección que Paco esgrimió al verme correr hacia él en plan locomotora.
Una vez en casa nos dimos cuenta de que la cocina estaba estropeada y pedimos un montón de cosas para llevar. Luego, para hacer tiempo mientras llegaban Palmiro e Irene, empezamos con unos cubatitas y nos bajamos el Trivial de internet. Modificamos un par de reglas. Para empezar cuando acertabas una pregunta, mandabas beber, y luego le pegabas una gran hostia en el culo a los dos contrincantes. Vaya risas, joder. Encanados. Anda que no mola ver un culo completamente rojo cuando llevas dos cubatas de más. Llegaron Palomas e Irene y ya íbamos bastante JB cuando se incorporaron al juego. Si, tenemos una media de 30 años y nos damos palmadas en el culo, ¿Qué pasa?
Luego terminó y nos quedamos Paco y yo a ver una peli de www.cinetube.es que es lo mejor que le ha pasado a la humanidad desde la imprenta. Pero fue imposible, no sólo estábamos desaforados* sino que además la inspiración se había instalado cómodamente en nuestros cerebros y una parida detrás de otra nos impedia hacer otra cosa que no fuera reír a carcajadas, chocar las palmas (difícil, en nuestro estado) y abrazarnos.

*desaforado significa en estado de gracia, con un punto de locura y unas ganas atroces de liarla.


Todo empezó con una frase digna del Darío en sus mejores tiempos, sólo que salió de mí. Dije mirándolo con una media sonrisa y ojuelos pícaros:

"Paco, vámonos de exploración".

Si un ser humano ha tenido una vida horrible, aburrida o llena de pecado, todo esto lo puede expíar lléndose de exploración desaforado. No existe el frío, por ejemplo. Ni las distancias. Todo esto daba igual. Así que cuando, caminando bajo cero por el parque pasó un autobús a nuestro lado, lo cogimos. Nos dejó a 2 minutos de un pafeto, que casualidad, joder.
Lo que sigue a continuación lo tengo bastante borroso. Paco y yo cantando dentro, con la peña, hablando en Inglés por los codos, bailando él y yo sólos en la pista vacía (era la noche antes de nochevieja). Y de repente, sin saber como cojones había pasado, estaba yo sólo en la calle preguntándome donde estaba Paco. No tenía abrigo, ni dinero, ni la dirección de casa, había llegado a Brighton esa noche así que no conocía la ciudad. Mal royo. Lo busqué un huevo y de repente se hizo la luz. ¿Que hora es? Hostia, las 6. Sara estará en casa preocupada, no la he avisado. Es posible que Paco ya haya llegado. Me puse a correr como un descosido por Brighton esquivando los charcos congelados y las placas de hielo. Corrí durante media hora (bueeeno, a intervalos) sólo para darme cuenta de que estaba recorriendo la calle principal en dirección contraria a mi casa. Fuck. Empecé a maldecir el Wisky y a los druidas que lo inventaron. Al llegar a casa me encontré dos cosas horribles: Sara despierta pasándolo mal y la cama vacía de Paco. No puede ser, me dije, esta noche era yo el que iba pedo, Paco se había controlado mas que en toda su vida ("Liz no me deja", ah el amor). Pasó un bus a nuestro lado y lo cogimos, estábamos desaforados. No se me ocurrió avisarte, le dije, porque íbamos a volver en media hora. Al final me dormí con la esperanza de que Paco llegara por sus propios medios. Me levanté dos horas después y Llopo seguía sin venir. Bueno, no es la primera vez que lo hace, el cabrón. Ya aparecerá. Hicimos tiempo. Nos duchamos, limpiamos la casa y se hizo la una de la tarde. Vamos a dar una vuelta por Brigthon por si lo vemos, dijimos. Dejamos un cartel tamaño Europa en la puerta de la casa que ponía en valenciano (que nos conocemos, españoles) que su movil estaba escondido en el jardín, que nos llamara.
Fuimos a la policía y estuvimos unas 2 horas y media dándole la descripcion (hiperdetallada). Cuando salimos ya eran las cuatro de la tarde y Paco no aparecía. Volvimos a casa sumidos en horribles pensamientos, bajé del taxi antes de que parara por completo, corrí hasta la puerta y vi que el cartel no estaba, al contrario que el movil que seguía escondido según las instrucciones del papel desaparecido. Abrí la puerta, me metí en su cuarto, y allí estaba, como un angelito. Dios, que puto alivio. A las cuatro de la tarde Paco había aparecido.
¿Como había encontrado la casa? es más, ¿Cómo había entrado sin llaves? Escuchemos su historia.

Paco se había hecho colega de cuatro Saudies y se había quedado a dormir en su casa, en una de sus camas. Creo que es un buen momento para recordar dos hechos la mar de salaos: a) Brighton es la capital gay europea. b) Todo el mundo a oído hablar acerca del tamaño del pene de los árabes.
En fín, Paco recordó la dirección al despertar, vino en taxi, salió, llegó frente a la puerta, no me pregunteis por qué arrancó el cartel sin leerlo, llamó, no contestó nadie, le dijo al taxista que no tenía pasta (la hubiera tenido de leer el cartel), discutió con el taxista, le dijo en el mas tradicional estilo castellano popular vete a tomar por el culo y dando un rodeo por detrás de la casa, hasta el jardín, la emprendió a patadas con la puerta corrediza que da al salón.


Debe tener algún superpoder en plan "soy el plastilinoman" porque logró entrar por una rendija de no mas de 20 cm de ancho.




Todo esto sin ir ciego. ¿Cómo una persona capaz de ganar 10.000 dólares en mes jugando a poker es capaz de no leer un cartel tamaño DIN-A TRES MILLONES?




Decir en su favor que ya están en marchar los trámites necesarios para arreglar la puerta.






La otra cosa rara de cojones que nos pasó fue al término de la nochevieja tras haber pasado la noche en una disco de drum´n bass. Estábamos llegando a casa Sara, Palomas y yo cuando unos ingleses nos llamaron alegremente y yendo a felicitarlos (de eso supusimos que se trataba) le soltaron un puñetazo a Palomas en toda la napia. Nos cagamos encima, nos fuimos de allí todo lo rápido que nuestra maltrecha dignidad nos permitía y llamamos a una ambulancia que nos llevó al hospital, donde ya empezábamos a reir de la movida. Que jodidamente absurda, gilipollas y arbitraria puede ser la peña. Pero, que le vamos a hacer. Así es este mundo, una mierda maravillosa. Ese tipo tarde o temprano pagará lo que ha hecho. Y lo mejor de todo es que no hace falta que nadie se la devuelva. Tarde o temprano sus actos acabarán por cercarlo de alguna forma. Esto siempre se aprende demasiado tarde, no tenemos vidas para entrenar, que le vamos a hacer.

5 comentarios:

Martín dijo...

Da igual donde vayas, Javi, tienes el poder de convertir los lugares más grises y anodinos en campos fértiles de aventuras. Tienes un don.

Feliciano!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

yeeeeeeeeepa! Ese Martín. Un don peligroso, pero un don. Si, puede ser, no lo había pensado.

Anónimo dijo...

Lo siento, no es correcto, hay un microuniverso que Javi no pudo combatir y se llama Fleet. Ahora veo las pelis más subreales e incoherentes de David Lynch y me parece que está haciendo un retrato de lo más realista, vamos, como si de cine social se tratase. Y es que ha venido a inspirarse a Fleet, seguro, vamos!!!

Javi, si conviertes Fleet en una aventura, habrás llegado a ser el aventurero por excelencia!!!

BSs.Olaf.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

Bueno bueno, mira quien aparece por ahí. Luego te llamo xampion.

fiona dijo...

Y yo que pensaba que me pasaban cosas raras...jajajaj, bonito cuento! y yo que estuve en Londres y no me pasé por Candem...

un saludo!