viernes, 16 de enero de 2009

EL REGALO DE OLAF

Era un noche oscura y tormentosa, es decir, una noche del montón. Yo me encontraba en el salón recibiendo mis lecciones de inglés de manos de Ms. Esthephanie, una cuarentona cachonda con unos enormes pechos turgentes que rebosan al borde de la camisa, allí donde ella se la desabrocha siempre antes de empezar (las clases).

Bueno, va. Sara era broma. (Es que no me resistía ahora que sé que eres asídua).

En realidad veía la tele cuando me llamó Olafito el maldito con una sorpresa de puta madre. Bueno en realidad fueron varias. La primera es que Olaf está muy cerca de conseguir curro de lo suyo pues ya ha pasado una primera entrevista y va a por la segunda.

La segunda es que el menda lerenda (que casposo) se va este finde a londres, a la filmo a ver la última pelicula del director de Seven, David Fincher, con David Fincher incluído en un coloquio al final de la proyección. Gracias a Olaf y Belén por el regalazo.

Le podré preguntar por qué demonios metió la cabeza de esa chica en una caja de cartón.

Aunque bueno, la peli que vamos a ver es esta:



Trata de un tipo que nace abuelo y conforme va creciendo, rejuvence. O sea, eso quiere decir que la reencarnación existe y que Dios se olvidó de rebobinarlo antes de devolverlo al videoclub cutre que es este mundo.

No hay comentarios: