jueves, 19 de febrero de 2009

LONDON BY NIGHT



...Hammet y Xacel (o algo así) entraron en las afueras de Londres por la noche. Fábricas con los cristales rotos, trampillas en el suelo humeantes y papeles arrastrados por el viento eran su única compañía hasta que entraron en una parada de metro. Allí cogieron un tren con destino a la casa del antiguo, que resultó ser un vampiro paranóico hasta extremos absurdos. Le pidieron la información sobre el Sabbath en Brighton, pero él, a cambio, les pidió que fueran a buscar un libro a una librería llamada Black Books. Cogieron el metro de nuevo para darse cuenta de que 2 vampiros les siguieron. Uno de ellos rajó delante de las cámaras a una chica inocente y acto seguido se inició una carnicería en el vagón. Uno de los vampiros perseguidores, al verse acorralado, reventó un cristal del vagon y echó a correr por las oscuras vías. Hammet y Xacel lo siguieron en una carrera en oscuridad total en medio de túneles que se bifurcan y ruidos de trenes que se acercan. El vampiro perseguido les tendió una trampa y los hizo meterse por un túnel por el que iba a pasar un tren en pocos segundos y así fue: una luz se acercaba a ellos a velocidad de vértigo y estaban en medio del tunel. Con mucha suerte y fuerza de voluntad lograron correr hacia el tren (si, hacia el tren) para colarse por una salidad de emergencia en uno de los laterales. Salvaron la no-vida de milagro. Subiendo las escaleras hacia la calle un olor nauseabundo los inundó. Había un Nosferatu si boca cerrándoles el paso, interesándose por sus intenciones. El asqueroso encuentro duró poco pero a partir de entonces una rata no se separó de ellos, aunque no se dieron cuenta sino un par de veces. Cayeron en la cuenta de que estaban realmente hambrientos, así que decidieron coger un taxi y vaciar al taxista, pero lo cosa se torció cuando una especie de frenesí dantesco se apoderó de Hammet y acabó haciendo picadillo al taxista y poniéndo todo el taxi más sucio que el coche que tuvo que limpiar el señor Lobo en pulp fiction. Tenían que desacerse de el y limpiarse la sangre asi que lo hundieron en el támesis y se bañaron allí. Fueron con otro taxi a por, a estas alturas, libro de los cojones y lo consiguieron sin muchos miramientos. Volvieron a casa del Antiguo con el libro (que por cierto no abrieron, tal como les indicó) y recibieron a cambio la información y dos objetos muy extraños: una espada cuya hoja muerde a los seres sobrenaturales y una piedra que puede leer los pensamientos de la gente. El libro que le dieron tiene que ser poderoso, sino no se explica como les dio estos objetos mágicos. Se fueron de su casa, robaron un coche a un gilipollas y volvieron a Brigton con toda la información. Allí descubrieron donde estaba su hermana desaparecida. Las pistas llevaban al cementerio, donde un Giovanni les indicó que le siguieran hasta una tumba donde encontraron una fosa medio cubierta, con la tierra removida y lás ultimas prendas con las que vieron a Clara: su pijama y un oso de peluche. Al parecer alguien la ha convertido tambien en un vampiro, le chupó hasta la última gota de sangre, luego le dio de la suya, y posteriormente la enterró muy profundo, para que estuviera no-muerta pero bajo tierra. Asi crea la secta del Sabbath a sus vampiros, así les hace perder la poca humanidad que poseen. La dulce Clara, de nueve años de edad, convertida en una sádica vampira. ¿Reconocerá a Hammet cuando lo vea? Pero hay más preguntas: ¿que conocimientos guarda el libro? ¿Que busca el Sabbath en Brighton? ¿Por qué fueron a por la hermana de Hammet? ¿Que tiene que ver él con todo esto?
A todo esto el amigo de Hammet (el personaje de Rubén) tiene un pequeño defecto: no se acuerda de nada de su vida, excepto el último mes. No sabe como ha llegado a Brighton y de vez en cuando le viene algún que otro flash a la mente relacionado con iconografía eclesiástica. Vírgenes, catedrales, gorros mitrales, confesionarios... ¿Que significa todo esto? Poco a poco irán atando cabos... o la llevan clara.

No hay comentarios: