sábado, 21 de marzo de 2009

Y SE QUEMÓ LA FALLA



(Foto de valencia desde la casa de mi hermana y su novio, la noche de la cremá)







Y pusimos el himno de valencia mientras tanto
y me pregunté que bicho me había picado
y supuse que su nombre es distacia.
Toqué la guitarra en ese estado que te sale todo
que la garganta no es tuya
y tiemblas porque las palabras surgen como truenos
improvisadas y exactas
y notas que está pasando algo que va más allá
de cualquier análisis.
Tiene que ver con el alcohol y las puertas abiertas
con los amigos que están
y con la ausencia debastadora.
Tiene que ver con el baile inspirador del fuego
con la química de la madera y el viento
con la nota que cuelgo del crepitar de las llamas cuando termino la canción
y el silencio es un abrigo tán calido como el centro del mundo.
Oh si, se quemó la falla
y un montón de cosas más:
dolores, vergüenzas, contradicciones.
Si, es verdad, sonaba el himno de valencia
y sí, soy un patriota
mi patria es mi gente, mi perro, mi famila
mi patria son mís hábitos aparcados
mi patria es la luz de la malvarrosa
y los garitos del Carmen,
mi patria es la risa de Sara,
el salto de la novia.
No puse el himno ni quemé una falla
por Valencia ni España
sino porque de repente,
mientras sonaba
volví a valencia con mis amigos de aquí
(ya son mis amigos)
y fue ritual de fuego tan hermoso
que todos supieron de que estábamos hablando sin pronunciar la más mínima palabra.

No hay comentarios: