viernes, 24 de julio de 2009

EL CONTROL DEL AEROPUERTO.

Obviamente, algo me ten'ia que pasar. (Ya estamos con los acentos). El vuelo no hab'ia estado mal: 3 pelis sin subtitulos en el avi'on, (prefiero mil veces eso a o'ir a Scarlett Johanson decir "rec'orcholis, me ator'e" en las pelis dobladas en Latin Spanish.) y unas cuantas partidas de ajedrez contra un notas al que destroc'e (que apreveche, maltratado ego m'io) aterrizamos en el JFK de NY.

Dos horas. Dos horas! Esperando a que me hicieran la puta entrevista. Todo iba mal. Yo no ten'ia el Esta (formulario de entrada) rellenado porque lo hice por Internet y la azafata me asegur'o que no hac'ia falta el cartoncito verde. Ok. Primera cagada, hac'ia falta. Lo relleno, estoy otra vez al final de la cola. Delante tengo un monton de ninyatos que no paran de descojonarse, de hecho tienen la risa floja, esa cosa horrible cuya dificultad de disimular es inversamente proporcional a la gravedad de la situaci'on. Tardan media hora en hacerles la foto a todos, porque no pueden parar de reir. En fin. Que llego yo con el funcionario (negro, pelo rasurado pero con contornos bien delimitados, will smith, vamos) bastante cabreado.

A estas alturas es necesario aclarar que mi pasaporte est'a arrugado, medio desvencijado, vamos, que se le ve con solera. Ah y mi foto es de hace cuatro anyos, cuando me dio por cantar en El Principe Cobarde y tener pelo de rockero.

Total:

-Wath the hell...-dice sosteniendo mi pasaporte. Le interrumpo antes de que vea los car'acteres moros de mi visita a marruecos.
-It's a long story, mate.-Le suelto. Es una cagada de frase. En primer lugar porque te va a decir que se la cuentes y en segundo lugar, porque no llamas "t'io" a nadie que no sea un colega o tu t'io.
-Tell me-dice- y algo m'as que no entiendo. Estaba cantado.
-I have travelled a lot of times with this passport, i did it four years ago.

Mira la foto, me mira a m'i, mira la foto, me mira a m'i, mira la foto... y tachaaaaaaaaaan. Pon los dedos ah'i (te sacan huellas electonicas digitales). Luego, lo t'ipico, "a que has venido", "cuanto tiempo piensas quedarte".
Sal'i mas contento que el lute de la c'arcel.
Despu'es de la reventada de viaje y de las indicaciones de Sara para llegar en metro decid'i coger uno de esos emblematicos taxis amarillos. Total, la casa est'a en el lado del aeropuerto. Como si fuera en la avenidad del cid de Valencia, para aclararnos. As'i que no he visto nada t'ipico de NY, excepto el Pakistan'i conductor de su taxi amarillo.

Los polacos de casa de Sara son un par de soles. A la gente se le suele ver a la primera la pasta de la que est'an hecha.

Ya ha amanecido en la gran manzana. Hoy hemos quedado con Paaaaaaco Llopis. Sara, Paco y Yo.

Tiembla, NY.

2 comentarios:

Insanus dijo...

Dios, pero esos interrogatorios son tan.. tan.. nauseabundos. Verlos en las pelis, pues vale, pero tener que responder como si fueras un enemigo en potencia... uff.

Un saludo.

Enrique dijo...

Frase del policia a Clara en Santa Monica:
"Could your friends make their way to the hotel with their pants on, please?"