domingo, 8 de noviembre de 2009

APÓSTATA.


No, no es lo que pones al final de una carta cuando ya ha pasado cierto tiempo. Es darse de baja de la Iglesia. Como de Telefónica pero, por lo visto, aún más complicado.
He estado pensando. La verdad es que, salvo incomprensibles excepciones, los miembros de la iglesia me suelen dar bastante asco. Desde el cura borracho fumador de puros en los convites de las bodas a las que son invitados por designio divino pasando por el de Pego, Don Vicente, cuyo recuerdo se presenta avinagrado y estricto. Lo que representa me da más asco todavía, con sus arcas llenas de dinero, pero más importante, del miedo que tienen todos los seres humanos a la muerte. Hacer negocio con eso me parece sencillamente malvado.
Yo no voy a la iglesia, ni las pisaré jamás, a no ser que esté visitando alguna que me parezca bella por algo. Una de las pocas cosas buenas que ha dejado el cristianismo son sus catedrales. Estar sólo en una catedral, envuelto en el silencio y la débil penumbra coloreada por las vidrieras tiene algo que va más alla de la creencia religiosa y se adentra en el terreno de lo espiritual. Pero estoy divagando. Que paso de engordar sus estadísticas. Que paso de pertenecer, aunque sólo sea para ellos, a su iglesia. No soy católico pero técnicamente lo soy.
Pues bien, he decidido apostatar. Me parece que va a ser bastante más dificil de lo que pensaba en un principio. Como darse de baja de ONO, vamos.

Y es que la conferencia episcopal se pone seria con los apóstatas. Dice: las dificultades que plantea la Iglesia Católica a las apostasías se justifican ante la necesidad de asegurar que las apostasías son el resultado de "una decisión libre, pensada y con conocimiento de causa".

Ante esta afirmación me pregunto por qué la Iglesia no exige las mismas condiciones a la hora de incorporar miembros e impone requisitos con el fin de asegurar que la adscripción a la confesión religiosa es el fruto de "una decisión libre, pensada y con conocimiento de causa". De hecho, el puto pecado original, ese por el que todo ser humano no bautizado es pecador, me parece simplemente perverso.

Bueno, en cuanto llegue a Valencia pienso ir a la parroquia donde fui bautizado a hacer los primeros trámites.

¿Me costará mucho papeleo? Yo creo que sí. ¿Apostamos?

18 comentarios:

Alberto dijo...

Hola,
enhorabuena por la decisión.
Puedes comprobar lo que pasó con mi hermano cuando apostató en la entrada "con la iglesia hemos topado".
Ahora parece que´es más complicado. Cuando lo hizo mi hermano fue sencillo
Un saludo.
Me gusta el blog

Juanan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

alberto gracias por pasarte!! ahora le echo un vistazo al tuyo!!

un abrazo-

Juanan: siempre estás hablando de la edad como si fuera la cosa más terrible del mundo. Siempre la pones de condicionante de tus acciones o pensamientos. Una cosa está clara, tu no envejeces agusto.
Por otra parte soltar frases tipo "ya soy demasiado mayor para perder el tiempo con los principios" sólo perpetúa el asqueroso estado actual de las cosas. Y sí, en este mundo todavía hay gente con principios. Gente encerrada en su casa durante décadas por decir lo que piensa, gente encarcelada por lo mismo, gente que se rebela contra gobiernos todopoderosos, que lucha con campesinos.
Juanan el mundo está lleno de gente de principios. Lo que pasa es que cabronazos hay muchos más.
Te veo obsesionado con lo de perder el tiempo. En todos los comentarios que me has escrito lo mencionas. Creo que está relacionado con tu forma de llevar ¿la vejez? (no sé que edad tienes, pero pareces un abuelete).
En fin, que en ningún caso me parece que apostatar sea una pérdida de tiempo. Me parece una pérdida de un fiel a la causa católica.

Un abrazo.

Juanan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
—fili dijo...

para Juanan:

La frase "ya soy demasiado mayor y no tengo suficiente tiempo para perderlo con los principios" me parece muy desafortunada. Nunca se es demasiado mayor para creer en uno mismo y actuar en consecuencia.

Dejar de engañar a la gente -y especialmente a l@s jóvenes y a uno mismo- también es ayudar al prójimo. Si tú no apostatas estás engañando a miles de personas, o si quieres, estás dejando que la iglesia católica engañe a miles de personas "sin saberlo". Pues a quien primero estás engañando es a la iglesia.

Supongo que eres funcionario. 44 años es media vida. Madrugar para ir a trabajar a un colegio sin ganas de vivir, sin ganas de gastar tiempo en reafirmar lo que uno cree... me parece no sólo deprimente, sino deplorable. Porque los jóvenes que estudian Educación Secundária merecen algo mejor, alguien mejor.

—fili dijo...

http://www.apostasia.es/docc/Cancelacion-Bautismo-Parroquia.pdf

más cosas útiles en:
www.apostasia.es

—fili dijo...

http://www.apostasia.es/docc/Cancelacion-Bautismo-Parroquia.pdf

más cosas útiles en:
www.apostasia.es

Juanan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

juanan, como vas a comprobar, tus comentarios te traicionan a ti mismo. Con todo el respeto del mundo te digo que no deberías ir por ahí enseñando sabiduria, a mi juicio, bastante barata como lo de "a mi edad", "cuando empieces a perder la salud lo entenderás bla bla bla".
Te explico. Ya he perdido la salud.
A mis 31 años puedo contar con el triste record de 6 operaciones con anestesia general, algunas de ellas de más de 10 horas. Una vez, pasé un verano entero en un hospital con un tubo enganchado al pulmón.
Un día, en una playa, pensé que la palmaba. Pero no en plan que susto, sino de creer que vas a morir.

Así que, como comprenderás, las frases del abuelo en plan "cuando te pase esto o lo otro lo comprenderás" suelen fallar conmigo.

Por cierto, nunca me he considerado una de esas personas que siempre están enfermas.
Siempre he hecho lo que me ha dado la gana.
Para eso está el ventolín.

Saludos.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

Postdata: fili está a años luz de pertenecer a ningún rebaño.

Si que pertenece, en cambio, a mi manada y corro con él por el bosque y le sigo a donde sea, porque si algo sé de su fili es que te puedes fiar de él.
En cuanto a su dignidad es bastante más grande que tu autoestima.

Y todo el mundo juzga, porque es inevitable, tu también lo haces.

Juanan dijo...

Lamento mucho lo de tu salud, el resto olvídalo y será mejor que no discutamos porque hay más de una cosa que no entiendo en tus declaraciones y en las de fili. Por lo demás sólo escribía por decir algo porque como comprenderás para mí es lo mismo que seas apóstata, budista, ateo o mormón. Espero no haber molestado demasiado porque te aseguro que si mis declaraciones irritan a alguien es más bien porque las sacan de contexto que por la maldad que yo pueda poner en ellas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

A mi abuelo lo operaron de la apóstata, y eso es muy jodido, sobre todo si lleva acento. Aprendan a escribir. Álvaro.

Insanus dijo...

Javi, ésto es como Freddy Kruegger: la Iglesia sólo tiene poder sobre nosotros si pensamos en ella. Incluso rechazarla es confirmarla, no sé si me explico.

Hemos crecido en un entorno católico y eso es innegable. No tan fuerte como en otras décadas, como en la niñez de nuestros padres, pero estamos contaminados de religión, nos guste o no.

Yo creo que la única forma de "pasar" de la Iglesia es pasando realmente de ella. Y entonces, se desvanece, como Freddy, ;).

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

Juanan:
en ningún momento he creído que tus comentarios llevaban ningún tipo de malicia. Simplemente los he considerado bastante desafortunados. Gracias por preocuparte por mi salud, ahora estoy d.p.m.

Hommo Insannus: No creo que pasar de algo sea la solución. Si que llevas razón en que no pasar de algo es confirmarlo. Pero eso una consecuencia inevitable de cualquier confrontación.

Y no por ello la gente ha dejado de enfrentarse a las cosas que le parecían mal.
Piensa una cosa: ¿Que sería de la iglesia si todos los que pasan Apostataran?.

Menos presencia en la vida pública, menos subvenciones, menos casillas en las declaraciones de la renta, menos etc...

Otra cosa: aunque tú pases de la iglesia, la iglesia no pasa de ti. Te utilizan para engordar sus censos, para conseguir dinero.
Pasar verdaderamente de algo es renegar de ese algo. Yo, aunque por unos días, o meses, o lo que sea, esté pendiente de ella y absorbido por sus visicitudes, llegará un día en el que proclame, orgulloso, de que no formo parte de algo que me da asco.

Clara dijo...

jolín Javi, que humos tenéis en este hilo...creía que me había equivocado de blog...

Anónimo dijo...

¡Javitooooo, es un malditooooo!
¡SALUDOS!
La iglesia ya hace tiempo que empezó a desaparecer, ¿por qué os preocupáis tanto por acelerar el proceso? Las cosas requieren su tiempo y ni tú ni yo viviremos para ver al último beato. A parte de eso, el que quiera ir a misa que vaya y el que quiera apostatar -que por cierto aun no sé lo que es eso- que lo haga. ¿Cambiar el mundo? El mundo ya se cambia solito. ¿Un mundo mejor? ¿Para quién? ¿Para ti? ¿Para mí? ¿Para todos? La idea de "un mundo mejor" sabes de donde viene, ¿no? Desde luego no viene de los romanos, para ellos el mundo perfecto era algo real y tangible: el mundo que ellos creaban. La idea de "un mundo mejor" es una idea cristiana tan incrustada en nosotros -como tantas otras- que no nos damos cuenta. Si de verdad quieres liberarte de la religión, empieza por ahí. Haz como los romanos: ¡Construye tu mundo ideal aquí y ahora! ¡Constrúyete a ti mismo y déjate de gaitas! :)

¡SALUDODITS!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

yo no creo en un mundo mejor. Creo en un mí mejor.

Y en esas estamos.

Anónimo dijo...

Pues entonces te entendí mal, perdona. No, si va a ser que al final tú y yo nos parecemos... :)
Por cierto, ¿me podéis explicar lo que es apostatar? (A mí me suena a algo de Correos)

Dodi.