viernes, 29 de enero de 2010

CORRUPCIÓN DE BARRIO


Acaba de pasar algo muy chungo en la farmacia. Seguro que los que vivis en Benimaclet conocéis al Barbas. El polícia local que se pasea como un alma a la deriva por las calles del barrio. Es un chuleta y cabroncete, el típico poli chusco arquetípico. No suelo generalizar, pero el arquetipo, basado en mis experiencias con ellos, existe. (No te enfades Palomas, tu eres guay).
Total, que en la calle de la farmacia aparcar es imposible y la doble fila está a la orden del día. Un señor no podía sacar su coche, así que ha llamado a la poli y ha venido la grúa y el Barbas. Mi jefe tenía también el coche en doble fila. La diferencia entre mi jefe y el pobre desgracia (QUE GRACIA, ACABA DE ENTRAR EL MADERO OTRA VEZ Y ESTÁ MIRANDOME AHORA, MIENTRAS ESCRIBO ESTO. AHORA LE ESTOY SONRIENDO... SERÁS CAPULLO, MAMÓN). Eso, que la diferencia entre el pobre desgraciado y mi jefe es que es colega del madero que, por cierto, ha cogido la multa y se la ha guardado en el bolsillo. Esto es más o menos normal, son colegas, así que yo que sé, también lo haría en el universo paralelo surrealisticoinfernal en el que yo fuera, ja ja, policía.
Pero lo que me ha molado ha sido el regalo que le ha dado mi jefe al policía. Que cutre, por dios.


Que conste que cuando yo soborné al guardia de seguridad fue para entrar a la parte de abajo de un concierto de Muse. No es lo mismo.

4 comentarios:

anapedraza dijo...

¡Hoja Javi!

Hay que tener amigos hasta en el infierno. Nunca se sabe.

¡Feliz lunes!

MIGUEL

fiona dijo...

jajajajaj, 10 euros...jajajaja, para eso que le pague una caña!

Insanus dijo...

10 eurillos! Qué barato se vende el pitufo

Anónimo dijo...

hijo de puta cuando te encuentre te arranco la cabeza de hanstopo que me gastas,vete a meterte con tu puitisima madre!