viernes, 29 de enero de 2010

FELIX FRANCISCO CASANOVA

Hoy, en el suplemento cultural del mundo, he conocido un poco a este escritor desconocido. Murió con 19 años de un accidente doméstico no sin antes haber escrito una novela y cientos de poemas recogidos en varias antologías. Sorprende la madurez, contundencia y vitalidad con que escribió este poeta canario. Quizá sospechaba de las trampas injustas del destino y se vengó de él de esta manera.

Dice de él su padre: "Para hablar de Félix Francisco he de referirme a la persona marcada por el genio de la poesía. Desde temprana edad -ya a los siete u ocho años- solía sorprenderme con frases insólitas que yo me preguntaba dónde podría haber leído. Eran giros sueltos, casi surrealistas y esotéricos, cuyas fuentes me era imposible inquirir en ninguno de los libros de mi biblioteca que pudiera caer en sus manos. Él no sabía contestarme, pero decía que había leído mis libros de poesía. Sin embargo, en mi poesía no estaban aquellas claves.

Fue sobre los doce años cuando se sintió consciente de su facultad de creación poética. Él ideaba unas "letras" en su incipiente inglés de bachillerato para ponerles música con su guitarra. Eran canciones al estilo de Bob Dylan y los Rolling Stones. Un día me tradujo uno de sus blues y le quedó un poema redondo. Le animé a publicarlo y lo envió a la revista de Pamplona "Disco Express", de la que era asiduo lector. Y por cierto se lo publicaron."




Un adolescente aburrido
es, ciertamente, un paisaje
muy triste,
y aún más
sabiendo que hay mujeres
que duermen
con la boca abierta
y docenas de parejas
que hacen el amor
en chino, francés, árabe
o en el idioma
de los delfines.
Por eso hay tantas butacas
en los cines y tantas camas en las casas.
Y es que la inteligencia
es érótica
y el arte perfecto
el orgasmo (La misma vieja historia).

1 comentario:

Lamuen Zomelli dijo...

Y se puede saber entonces que hace tu blog con tan pocas entradas?
a uno, quizás, se le pueden quedar las ganas de seguir leyendo, y no es tan buena la impaciencia. quema casas.