viernes, 26 de febrero de 2010

DESPEDIDA EN MARRUECOS


Esto que parece el título de algo prometedor, no es más que la realidad. NOS VAAAAAMOS A MARRUECOS, TODO EL MUNDO A MARRUECOS, FUMAAAREMOS EN MARRUECOS, DORMIREMOS EN MAAAAARUECOS, NOS VAAMOS A MARRUECOS. (Los que sabéis, cantarlo como toca, pista: todo el mundo a calocios).
No sé lo que puede pasar en una despedida en Marruecos, pero teniendo en cuenta quién se despide del mundo de la soltería (yo) y quién va a venir (mis amigos), es fácil que provoquemos un conflicto internacional (socialista) con tintes pre-bélicos en el peor de los casos o nos inviten a pasar una temporada en una cárcel del Sáhara en plan El expreso de media noche o Papillón, por poner dos ilustres ejemplos carcelarios.

Entre los adscritos a esta loca conjura de los sabios se encuentran:

Olaf, Martín, Darío, Quique, Paco, Friki, Soro, Vicente, Christopher, y seguro que alguien, a parte de mí, se me olvida.


Empiezo a estar impaciente.

miércoles, 24 de febrero de 2010

OSCAR WILDE VS CHARLES DICKENS

Ejercicio 1) Compare la siguientes frases de estos dos grandes escritores y determine con quien saldría antes de marcha.

CHARLES DICKENS:


-"Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación".

-Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla todo el año".

-Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesita aprender".

OSCAR WILDE:



-Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

-La mejor forma de vencer a la tentación es caer en ella.

-El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

HOJARASCA ES CON H

Gracias, Mathew.

BRAVO JOHN


John, antes de nada quiero dejar clara una cosa: me pareces gilipollas además de imbécil. Un insulto al sobrenombre de nuestra especie. Un ser que nunca debería haber existido. Dicho esto.
Me parece genial que un engendro tan abyecto como John Cobra haya llegado a la final o a lo que sea de Eurovisión. Demuestra que clase de país somos: una broma pesada. Aquí todo el mundo se queja de los políticos como si estos vinieran de otro planeta a gobernarnos. Como si no nacieran en Valencia, Alcorcón, o Teruel. Son españoles, como nosotros. ¿Por qué se iba a librar la política española de la picaresca española? Digo picaresca porque es una palabra que me mola casi tanto como ojarasca. Pero lo que son, somos, es mucho peor: caraduras. Aquí roba hasta el tete. Los talleres de coches, los profesionales tipo electricistas, cerrajeros, etc...Todo el mundo tratando de pillar por aquí y por allá, evadir tal, el gestor me hace el apaño para que tal, que si haces esto te ahorras lo otro, que si dinero A, dinero B. Joder, luego el mismo que contrata a cinco euros la hora sin seguro se queja de los políticos chorizos. Eso por un lado.

Luego, el domingo pasado cortaron mi calle para dejar pasar una carrera de atletismo. Lo típico, gente siguiendo una línea azul y haciendo trampas acortado por otras calles. La policía cortaba la calle cada vez que pasaban atletas, o sea, muy a menudo. Pues bien, decenas de coches pitaban y pitaban y pitaban sin solucionar nada. Obviamente, creían que los claxons iban a hipnotizar a los maderos, en plan conductores de Hamelín para que les abrieran el paso. Pasé la mañana del domingo escuchando los jodidos pitos. Me podría haber ido de casa, claro, eso hice, pero hasta que terminé de currar (5 bb/100) las pasé canutas. En serio, decenas de coches pitando durante varias horas (no siempre los mismos coches, claro, pero siempre coches) no es precisamente el paraíso de la tranquilidad. Sentía que mi ánimo, mi entereza psicológica, se estaba duchando en ácido sulfúrico.

Me acuerdo de todo esto repasando mentalmente, vete tú a saber por qué, el espectáculo bochornoso del aborto extraterrestre llamado John Cobra. Ojalá nos represente, pensaba, será lo que nos merecemos.