lunes, 7 de junio de 2010

9,6 KM

Increíble. Ayer, cuando vi la cifra en el Google Maps, me pareció increíble. Yo, que el único deporte que hacía hace escasamente un mes era ir a comprar tabaco, corro 9,6 km todos los días, en 50 minutos.



El secreto está en la música. Hay que llevar música de todo tipo. Discotequera para el principio, para correr con ánimo jovial. Algo de rock para el medio, para escuchar viejos temas que te gustan por algo en especial y te da un extra de energía. Para el final hay que recurrir a la épica y escuchar bandas sonoras. Por cierto, tengo que bajarme carros de fuego y rocky. Vaya puto friki estoy hecho.
En principio, esto que podría parecer una rayada inconsistente más de las mías, lleva un mes (o más) funcionando y tengo que decir que estoy disfrutando como un cosaco. Se ve que los cosacos se lo pasaban de puta madre, porque todas las frases tienen un origen y su razón de ser y si se dice disfrutar como un cosaco es por algo. Como me mola divagar. En fin, que había olvidado el significado de frases tales como espíritu de superación. Resulta que estoy flipando con mi capacidad de aguante, y no sólo eso, sino con el hecho de correr. Una persona me dijo una vez que correr era de cobardes y creía que tenía razón. Pero no. Correr es de puta madre. Supongo que algo tiene que ver el hecho de que ya no fume nada de nada, ni porros ni tabaco y mi asma está de vacaciones, desaparecido. Mis músculos se oxigenan como toca, ya era hora, joder, están diciendo.
Además, voy con Baco, mi perro, aunque quizá debería decir mi hermano sino fuera en contra de las mas elementales reglas sociales y de la naturaleza. Baco corre conmigo y lo haría hasta la muerte. Y no es una frase hecha. Yo corro y el perro va conmigo, jadeando, y no para si yo no paro. No os preocupéis, lo hidrato en cada fuente (de las de beber) y le dejo que se meta en las otras fuentes (las de haber bebido y estar dentro nadando borracho con Olaf). Así que el perro no pasa calor. O no insoportablemente.
Hoy ha sido la repera. Me voy a correr, decidido a hacerme otra vez los 9,6km (que estoy haciéndolos ahora, no os creáis que empecé así) y cuando llego a casa me doy cuenta de que he perdido las llaves en el trayecto. Puto calzón de correr. Que ni siquiera eres eso, eres un bañador viejo de tres al cuarto. Cabronazo.
Que sensación, ¿eh? Me refiero a darte cuenta de que has perdido las llaves justo en el momento de estar en la puerta de casa. Pasas por todas las fases del duelo, igual que cuando se muere un familiar. Negación: (miras 14 veces en el mismo bolsillo, porque, como todo el mundo sabe, pueden aparecer). Ira: (Te cagas en un Dios en el que ni siquiera crees, maldices la propiedad privada y a este mundo asqueroso en el que hacen falta llaves para vivir) Frustración: (Te derrumbas. En mi caso literalmente, pues mis piernas, a estas alturas, eran gelatina de fresa). Accept*-tación: (Aceptas tu aciago sino y decides volver a buscarlas o hacerte una copia pagando los 12 pavazos, 6 por llave, que cuestan.)
Total, que, armado de valor, aceptación y unos patines rollerblade de hace unos 8 años he vuelto a recorrer los 9,5 km en busca de las llaves. El sol estaba ya bien alto, el mamón, así que he vuelto a sudar sangre. Lo bueno es que he encontrado una llave y he hecho más ejercicio. Lo malo es que la otra no. ¿Por qué llevaba las llaves separadas? Es una historia un poco larga, pero se podría resumir en 3 palabras: porque soy yo. Las iba a perder igual, tarde o temprano, así que mejor diversificar riesgos. Ha funcionado.

Cuando he llegado a casa, otra vez, me he bebido una lata de esa bebida para deportistas (flipa) que bebo ahora y estaba más buena que una cerveza a media tarde con los colegas.

Es mentira, por supuesto. Hay cosas nunca voy a querer cambiar. La cerveza con los colegas es sagrada.


*Accept, ese "gran grupo heavy", ha sacado nuevo disco (WTF), así que he pensado que el juego de palabras, aunque pésimo, era el homenaje que merecían. Larga vida al Heavy de gasolinera.

4 comentarios:

fiona dijo...

A mi me encantaría salir a correr y ahorrarme el gym...pero es que no me gusta...quizá sea lo que tú dices, la música, porque mi último recuerdo corriendo era la milla en el instituto y siempre suspendía...jajaj
Ole tú!! Y ole tu hermano, es precioso!
Besos

Olaf dijo...

Pues yo he estado sintiendo esa sensación durante año y medio, he corrido en muchos sitios distintos, mola como la gente pasa a tu lado. Algo aún mejor q correr es ir an bici!!!Y follar por deporte puede ser muy sano también pero nuestra mente de herencia estúpidamente católica, judio-cristiana para ser exactos, nos dice que follar debería estar relacionado con los sentimientos y muchas más cosas,... bueno q se me va la pinza: correr es cojonudo, Jose Miragall me introdujo. Lo curioso es que llevo ya casi un mes sin correr... no se que pasó, como vino se fue. Pero creo q gracias a tus sabias palabras, me están entrando ganas!!! Yo lo máximo que hice fue 1:30, ese mismo día camine otra hora y nadé otra hora, había un dios dentro de mi!!!Y ahora está dentro de ti también, disfrútalo, a veces los dioses se piran.Bss

Olaf dijo...

Javi, calienta bien antes de salir a correr, hay videos en youtube, pon calentar antes de corre y seguro q te salen, te puedes joder las rodillas a la larga y si corres sobre cesped o terreno que no sea asfalto mucho mejor, el año pasado estuve unos meses jodido de la rodilla izq por eso. Ahora seguro q no corro ni 10 min!!!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

olafitttoooo!!!
Corro por caminos de tierra la mitad del recorrido y la otra asfalto.

Y mi Dios no se pira ni de coña!!!


TE QUIERO MUCHO BROTHER!!!!