martes, 29 de junio de 2010

LECHE MERENGADA: UNA HISTORIA DE AMOR

Ja. Hace días que no escribo en el blog ni cazo ornitorrincos. Tampoco es que me importe mucho, la verdad. A mi lo que verdaderamente me importa es exportar. (¿Alguien, por el amor de Dios, lo ha pillado?) Habitualmente abuelas karatekas, raramente melones. Total, las dos cosas son perecederas. En este orden de las cosas me muevo. Es una estulticia total pensar lo contrario. ¿Y que más da si España se clasifica o no? Yo la puedo clasificar solito: es un país de mierda que mola mucho.

Os estaréis preguntando ¿Qué coño es todo esto?, cosa la cual no es extraña. Extraña es Leticia Sabater entrevistando a su padre, Fernando Sánchez Dragó.

Os resuelvo la duda, es escribir por escribir por escribir por escribir. Preferentemente cosas absurdas, que casi rima con duda. Me lo dijo el otro día mi amigo el Atmósfera: hace tiempo que no pierdes el tiempo con cosas importantes, como violar hormigas.

Y tiene razón: se han perdido las viejas costumbres. Me acuerdo de cuando era un Leviatán, todo el día aquí y allá practicando sexo con margaritas decrépitas.

(Joer, la verdad es que este texto es un Potosí Freudiano)

Me la pela. A estas alturas hay pocas cosas que no me la pelen. Una de ellas es el sentido de la vida. Estoy a punto de descubrir cual es y pienso venderlo en fascículos, que no son más que culos de derechas. Total que este es el plan: arrancar setas venenosas recitando palabras mágicas y hacer tortilla de nocilla. Hostia, que rima más apasionante. Tortilla de nocilla. Mmmmmm... sería genial para un grupo de rock sinfónico. TDN.

Que extraño placer dejar que mis neuronas patinen como lo están haciendo ahora, es como descansar de la lógica y rigidez de la vida normal. De hecho , esta frase es demasiado lógica para este texto.

Tomás.

Sacacorchos cuántico.

Torrebruno resucitado.

Filibustero.

Mazapán.

3 comentarios:

fiona dijo...

Yo una vez vi a Torrebruno en la Plaza de Toros de Murcia (era muy pequeña y me regalaron las entradas!)y cuando salió cantando de detrás del telón, se movió aire, desplazó la cortina y se vió una cadena de música en pleno playback, menudas risas...jajaj

Anónimo dijo...

ERES UN SUBNORMAL

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

Desde luego, me encanta serlo. No hay nada como la subnormalidad para escapar de este mundo de normales.

Gracias por el elogio. Anónimo normal.