domingo, 13 de junio de 2010

RINOCERONTES DENTRO

Siento la sangre como un deshielo rojo. Corre por mis venas, la impulsa mi corazón que paró de latir y ahora salta de nuevo, con arritmias extrañas pero con la fuerza del que sabe que parar no puede ser nunca más una opción. La vida me ha dado unas cuantas hostias bien dadas ya, todo quien me conoce lo sabe, y yo las he encajado como encajan algunos árboles los vientos del norte, torciéndome pero nunca cayendo del todo. Aún así la vida es una puta manipuladora y me ha engañado de forma que yo también he acabado haciendo daño a personas que no se lo merecían. Pero empieza a salir el sol de nuevo y las alimañas que correteaban por debajo de mi piel se esconden en sus nidos, horrorizadas.
Menos mal que soy capaz de ver la luz entre las hojas del tiempo, de notar la presencia del óxido, de su constante lucha contra la savia en las cimas de los acantilados. Menos mal que soy capaz de escuchar el graznido de los cuervos en lugares extraños y el llanto de las rocas, que dejan caer su arena mientras nadie las mira. Menos mal que he visto la unidad entre el árbol y el cuchillo, el viento y la mordaza, el cielo y la cáscara podrida.
Ahora tengo una luz dentro de mi pecho, un rinoceronte, un lugar secreto. Mañana no lo sé, bueno si, el rinoceronte seguirá ahí dentro, agazapado, esperando a que alguien me encuentre a la deriva y quiera decirme que la muerte puede que sea algo más que morir.
¿Será cierto? ¿Será verdad que la muerte es algo más que morir?

Un beso a toda la gente que sienta los rinocerontes dentro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

es muy bonito lo que escribes,
raramente puedes encontrar
en alguien tanto realismo y
sinceridad.
muchos tenemos esos sintomas,
unos rinocerontes...
yo no soy capaz de aceptarlos
en mi vida de forma natural
siendo atacada por miedos y
por supuesto inseguridades.
en todo caso es un regalo del
cielo,
yo te deseo que los conserves
a pesar de que el tiempo todo
lo destruye.
pero tienes que ser fuerte
ademas de perseverante, y
rabiaras de alegria cuando
alces la vista al cabo del tiempo
mirando a la gente de alrededor
y pienses que eso es lo que te
diferencia de todos nosotros
ese impulso, esos rinocerontes,
salvaguardar tu vida a pesar
de todo los dolores.
esa va a ser tu llave de felicidad.
que nadie te borre la sonrisa,
utiliza tu ilusión para vivir,
empieza cada dia con fuerza,
toma tus decisiones sin miedo,
embarca a tus rinocerontes en
cualquiera de tus maletas
o haz lo posible para seguir
navegando en esta vida con esa
opción de supervivencia.
cuida tu alma tal y como lo haces
y no dejaras de existir nunca.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

Antes que nada,
hoy me siento mejor.
Obviamente, tu comentario
resulta sobrecogedor y emocionante
aún sin saber quien eres.
Mi alma y sus dominios son ahora
isla paradisíaca bañada por el sol
silencio tranquilo y expectante
memoria alegre de la dicha perdida.
Oye, la próxima vez, si quieres
expresa quien eres con tranquilidad
rebasa los límites de la timidez
escribiendo tan bien y tan cálido
seguro que no pasa nada.
Mientras tanto yo voy a tener que
inventariar los buenos sentimientos
saber seguir tus consejos...
objetivos de mis días...
literalmente.



PUNTOS SUSPENSIVOS...

OLAF dijo...

Eres un puto poeta!!! Me encanta como vives y sientes la vida!!!Brotherrrr!!!
Yo tengo rinocerontes, pero de tanta cerveza, salí de jueves a domingo, incluido...jajaja!!!

Anónimo dijo...

Dicen que los escritores tienen inspiraciones.... Yo no se quien sera tu musa de inspiracion pero lo que escribes es maravilloso.

besos