domingo, 5 de septiembre de 2010

LA MOSCA

La noche se acerca con su canto arrastrado de coches tristes y cadenas
me está empezando a envolver
la noto reptando por mis piernas.
Por mi sudor diría que estoy en el trópico
o en el infierno
o a lo mejor no hay ninguna diferencia.
Ahora, por ejemplo,
hay una mosca a la que odio explorando mi pupitre
puede que esté estudiándome las venas
y yo no quiero odiarla
pero es que la noche se acerca con su canto arrastrado de coches tristes y cadenas.

No hay comentarios: