domingo, 24 de octubre de 2010

Downtown Abbey

Anoche decidí ver una nueva serie. Se llama como esta entrada y con sólo dos capítulos sé que está destinada a convertirse en un clásico de la televisión, o del ordenador, mejor dicho.  Está ambientada en los primeros años del siglo XX, en un magnífico castillo inglés. Una poderosa familia pierde a sus dos herederos directos en el naufragio del Titanic así que todo el dinero y la propiedad pasa a pertenecer legalmente a un primo lejano, un abogado de clase media. La familia es de rancio abolengo con una legión de sirvientes. He aquí el clásico argumento del pez fuera del agua.
 Desde el primer plano, con su exquisita luz y elegante movimiento de cámara nos damos cuanta de que estamos ante algo distinto, algo que va más allá del habitual buen nivel actual de las series anglosajonas. La producción es brutal. Vestuario, atrezzo, interpretación, guión y dirección exquisitos. La verdad, no es una trama caracterizada por los habituales fogonazos pirotécnicos en plan LOST o Dexter. Pero hay un trabajo de documentación tan acojonante que te sientes atrapado, por lo menos yo, al instante. La serie habla, hasta ahora, de las relaciones sociales entre personas de distinta clase. Pero no nos engañemos, no hay villanos ricos y héroes pobres. Hay de todo en todas las clases. El amo del cotarro es un tipo de puta madre. Su madre, una hija de puta. Entre la servidumbre hay personas de todo pelaje y condición, cabronazos, legales, buenos, envidiosos. En serio, esta serie es un escaparate de la condición humana en un millón de facetas.  Los personajes son cojonudos, de carne y hueso y las maneras de conducirlos sutiles y originales.
La recomiendo fervientemente a toda la gente que le gusten las películas de época, en plan orgullo y prejuicio, e incluso a los que odian este tipo de ambientación. Darle una oportunidad, es grandiosa.
Hay amor, odio, codicia, bondad, avaricia, injusticia, pero todo fluye suave y sin sobresaltos, a un ritmo clásico y perfectamente adecuado para la historia que se cuenta.
Por cierto, se me olvidaba, tiene una preciosa banda sonora.

Te gustará si te gustaron, Lo que queda del día, Orgullo y prejuicio, Regreso a Howard's End...




PRIMER CAPÍTULO:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que la serie es de esas que atrapan desde el primer capítulo. Es el "Mad Men" victoriano...
Para mi, la mejor referencia para alguien que no ha visto la serie es la película "Gosford Park", una auténtica joya de Robert Altman...

verunita dijo...

acabo de ver de un tiron los dos primeros capitulos que me baje por recomendacion de Espoiler... Dios mio! que perfeccion, lo primero que te pasa por arriba es la fotografia, por no hablar de todo lo demas TOTALMENTE DE ACUERDO, tengamos en cuenta que es inglesa y ya sabemos que eso es sinonimo de calidad, algo que no siempre sucede con eeuu RECOMIENDO

elquebusca dijo...

También a mi me ha gustado mucho. Yo lo estoy viendo en series yonkis. Hay siete capítulos, no se si son toda la primera temporada.
Desde luego es una serie estupenda.