miércoles, 13 de octubre de 2010

LAS RUEDAS DE LOS COCHES

Anoche volví de Calpe con Suso. No tenía muchas ganas de hablar y él, que me conoce, en seguida se dio cuenta. Yo prefería la pequeña tristeza de la lluvia y el ritmo enfermizo de los limpiaparabrisas. Prefería las gotas deslizándose por el cristal hacia arriba, riéndose de las leyes naturales, adelgazando, dejando un rastro de lágrima hacia la muerte, iluminadas con la luz roja de los frenos o quién sabe si del infierno.
Ayer era un día para dejar que la pequeña tristeza, aquella que dejo que me acune provocada por algún motivo remediable y pasajero, me explorara y recorriera  mis caminos. Ya tendría tiempo de detenerla antes de que llegara al corazón.
De vez en cuando atisbaba un castillo a lo lejos, en la oscuridad.. Imaginé mi vida como un castillo sitiado por los arietes del pasado, con sus almenas amenazadas por los dragones de la ruina y  del futuro.
Fue un viaje de vuelta agradable, acompañado de un gran amigo y el sonido del asfalto, constante y oscuro, recordándome que la vida no es aquello que dejas atrás, ni lo que tienes por delante, sino las gotas de lluvia como serpientes rojas, el silencio imposible, el ritmo febril del limpia parabrisas, los castillos lejanos y el negro asfalto intentando asir, desesperado,  las ruedas de los coches que pasarán para siempre.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

sabes, me gustas

—fili dijo...

Este texto está muy bien. No se si es porue estás como jodido o porque cada día escribes mejor.

JAAAVIIIIIII!

olaf dijo...

Ese Javiiii,

la vida tambien son los abrazos y las noches que acaban en fuentes.

El abrazo que te voy a dar cuando te vea va a retumbar hasta... el universo se plegara y los dragones seremos nosotros, jejeje.

Siempre tan buen escribano, mamon.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

ajjajajajaj, gracias gracias!!!

que legión de fans...!!!


FILI, OLFAFITO!!! OS ECHO DE MENOS!!! MECACHIS...

ANÓNIMO, SABES, TU TAMBIÉN A MI.