martes, 16 de noviembre de 2010

ESPERO

Espero,
los párpados me pesan como lápidas, 
como estrellas viejas,
los brazos me cuelgan  como  lianas tristes.
Aún así, espero.
Esperar es convertir el tiempo en  asesino
ir cosiendo minutos a mis cartílagos
mirar la oxidación de las ratas y las margaritas.
Aún sabiéndolo, espero.
Espero porque sé que hay alguien capaz de hacer estallar este poema
destrozar su angostura
sacarle punta y luz y quizá algo de sentido
reventar el tic tac milimétrico
sustituir para siempre la tiranía de mi reloj por sus latidos

2 comentarios:

fiona dijo...

"Espero porque sé que hay alguien capaz de sustituir para siempre la tiranía de mi reloj por sus latidos"

Me lo apunto...

Un beso!

Anónimo dijo...

eres increible!