miércoles, 24 de noviembre de 2010

Hoy he soñado la muerte y ha sido muy sencillo:
Nada.
Ni siquiera era una de esas tardes de domingo amarillas
de silencio empedrado y voces rotas.
No era un escenario dantesco
ni lamentos, ni fuegos, ni nubes, ni eternidad.
Sí, hoy he soñado la muerte y ha resultado ser un hecho económico:
Simple nada
¿Qué cómo sé que la nada era la muerte?
(Tus preguntas brillan como el crepúsculo en la frente de los niños)
Sé que aquello era la muerte porque tú no estabas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

javi, me gusta. esta poesia es preciosa.
sigue escribiendo.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

gracias!!!

Tabaré dijo...

hola javi, preciosa tu poesia, es bueno encontrar blogs como estos, donde llegas a encontrar cosas que inspiran

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

joer Tabaré, muchas gracias!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

joer Tabaré, muchas gracias!

fiona dijo...

Tu poesía también es lucrativa o donde está la gracia? :P

Me encanta la última frase.

Un beso!