miércoles, 29 de diciembre de 2010

GRUÑIDOS EN LA NOCHE

Anoche, sobre las doce, la paz reinaba en mi casa. Yo veía una película de mierda y Baco dormitaba tranquilo a mis pies. Cuando acabó la película el silencio se hizo dueño de todo. Fue en ese momento cuando Baco empezó a gruñir mientras se le  erizaba el pelo al máximo. Un gruñido bajo, profundo como si saliera de una sima oscura, que me puso los pelos de punta. Si hubiera estado en una película de miedo habría salido al jardín con una linterna a inspeccionar. En cambio, cogí el movil, el perro y me metí en mi cuarto, al más puro estilo avestruz, no sin antes haber comprobado las dos pueras de la casa. Cerraditas, muy bien.
Hoy había un agujero en la parte trasera del jardín de casa. Habrá entrado por algún sitio un animal. ¿De que tipo? Pues no sé, pero el agujero es bastante grande.

Claro, que ha podido ser Baco, o alguno de los perros que han venido de visita... en fín, estaré atento.

1 comentario:

fiona dijo...

Madre mía...me pasa a mi eso y me acojono!!! jajaja. El otro día mi perro durmió conmigo y le dió por mirar a la puerta del dormitorio y temblar...me dió la noche vamos.

1beso!

pd. Y feliz año!!