lunes, 31 de enero de 2011

THELMA Y LOUISE

Este fin de semana han venido a verme al chalet tres amigos de Calpe, Such, Saray y Mabel. Con ellos han traído un par de gallinas ponedoras, muy majas ellas. Son jóvenes pero grandes, con el plumaje marrón y  blanco, muy suave.
En teoría no tenían que poner huevos hasta dentro de un mes, pero ayer por la mañana nos levantamos y una de ellas había puesto un huevo. Es extraño ver un huevo en el suelo. Supongo que me resulta extraño porque sólo había cogido huevos a la altura de mis ojos (vale, soy consciente de lo chunga que puede llegar a ser esta frase en mentes enfermas) en mercadona.
Total, que acabo de comerme un huevo frito, auténticamente natural. Como explicarlo. No tiene mucha ciencia, la verdad. El huevo en sí estaba 100.000 veces más sabroso de lo normal. El color, mas sanote. Pero lo que realmente me ha gustado ha sido la forma que el sabor me ha transportado de un mordisco a mi infancia. Eso me ha hecho pensar.
Que curioso resulta que los sentidos que menos usamos son los que más fielmente reproducen el pasado. Reproducen vagas pero a la vez potentes sensaciones largo tiempo dormidas. Más que recuerdos, son sensaciones. El olfato y el gusto son los sentidos que más nos unen con el pasado. A mi el sabor de este huevo me ha recordado sensaciones y un estado de ánimo que creo que nunca podría haberlo hecho una foto olvidada de los 80. Y es que ya no se ponen huevos como los de antes.
En fin, hace un rato he intentado meter a las gallinas en el gallinero, porque por el día las tengo sueltas por ahí, picoteando sólo Dios sabe qué y no había forma. Huían en cuanto las acorralaba. Y por eso sus nombres.
Tengo dos gallinas fugitivas en el jardín. Se llaman Thelma y Louise y espero que mañana tengan un par de huevos.
De los que se comen, claro.


4 comentarios:

fiona dijo...

jajjajajajaj, me encantan!!! Lleva cuidado que no se te suiciden...xD

1besico!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

AJAJAJAJJA, LO TENDRÉ EN CUENTA.


UN BESO, FIONA.

Insanus dijo...

El huevo de Swann, jajaja. lo comprendo. Tengo un amigo asturiano que hace unos años le regaló a mi madre varios huevos de gallinas de granja. Y al día siguiente estaba frito por verlo para comentarle el sabor tan potente que tenían.

Lunien dijo...

¿Me harás una tortillica cuando vaya a verte, mañico? O un revueltico...¡Mmm! Y hablando de comer sano... El otro día me fui a la única tienda biológica que hay en Sheffield (que yo sepa) a dejarme VEINTE LIBRACAS en fruta y verdura que no me durará ni una semana. Sólo cinco ciruelas me costaron casi CUATRO LIBRAS (unos cinco o seis euros) La verdad es que está todo bueno, pero no más que en cualquier verdulería de Beni. Moraleja: Si quieres comer sano mejor no vengas a Inglaterra. Aquí lo único sano es el aire (hay muchos árboles y menos coches)