miércoles, 27 de abril de 2011

Y entonces me doy cuenta que los edificios
son castillos de naipes
y que las personas somos básicamente
mierda.
Y no es que pretenda ser Bukowsky
(el navegó bramando en proa los fuegos del infierno)
pero ahora me siento pobre como él
derrotado como él
Y entonces me doy cuenta que ha venido la oscuridad para arroparme unos días.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

aunque los edificios se caigan, los cimientos siguen fuertes para volver a construir algo, a tu gusto, mas grande y bonito

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

ya está construido. Es una fortaleza inexpugnable que se yergue orgullosa, recortada contra el cielo, durmiendo sobre un lecho de nubes. En ella viven las cosas buenas que nadie nos puede quitar, excepto nosotros mismos.

I love you, babe.