viernes, 23 de septiembre de 2011

OTOÑO

Bienvenido

que tiemblen de nuevo todos los bosques

que todo se tiña de tu agradable espanto

que suene la canción del musgo en las veredas.

El verano ya no muerde los pechos de las hembras

el cielo es una sala de espera

septiembre avanza como un ejército de muertos sobre las aceras.

Bienvenida

lección de muerte

que emprendan el vuelo los corazones sin pena

que nos dejen a nosotros disfrutar de los charcos oscuros

de las risas que cuelgan como fantasmas de los parques vacíos.

Yo, por mi parte,

pienso correr hasta el centro de la lluvia

jugármela

esperar riendo a carcajadas el golpe que surgirá de la niebla.

No hay comentarios: