sábado, 14 de enero de 2012


Aquí
en esta violación llamada mundo
en este laberinto de cifras con el filo impaciente
en este mercado de brillantes cretinos,
reclamo la alegría de lo inútil:
la mirada sensata de mi perro
unas cuantas cervezas bien frías
una vieja canción llena de telarañas.
A veces nos ganan los derrotados
la gente que perdió su risa en la utopía
que olvidaron ejercer su obligación de soñar
¿Que hacer contra los asesinos del día?
hoy los verdugos matan por vocación
yo, por vocación, exijo mi derecho a la alegría.

No hay comentarios: