jueves, 19 de enero de 2012

EL BEBÉ

Oscuridad imposible de obviar. Tensa espera. Indefinición. Salgo a la calle en medio de un sol deslumbrante. ¿Como pueden los árboles cantar tanta tristeza? Los edificios van a caerme encima. Las ventanas ocultan asesinos, pederastas, ladrones, mentirosos, sombras que mueven las cortinas. Excrementos. Acabo de subir de la calle y sólo soy capaz de recordar los excrementos de los perros y las marcas de orina en las esquinas. También he visto mujeres rotas y hombres con la mirada fija en el suelo, como viajeros del tiempo intentando recordar algo. Me pregunto que habrán visto ellos en mi. Caminaba despeinado, con la ropa de anoche, con una expresión derrotada en medio del bullicio.He visto un bebé. Quería decirle que la vida a veces parece una sala de espera, que otras parece una montaña rusa, o una película de miedo. A veces se parece a la nada.  Enseguida he esquivado su mirada. 

No hay comentarios: