lunes, 27 de febrero de 2012

UNO MÁS O MENOS NO SIRVE DE NADA


orregos. Eso es lo que somos. Nos sentimos bien haciendo lo que hacen otros. Ya sea de un bando o de otro. Tenemos que estar acompañados por otros que piensen igual. Por eso cuando vamos a una manifestación necesitamos que haya mucha gente. Somos productos dirigidos por el sistema neoliberal que, poco a poco, se ha ido implantando en todas las democracias occidentales. En ese sentido, las manifestaciones (AUTORIZADAS) son necesarias incluso para el poder, puesto que son la válvula de escape que toda olla a presión necesita tener. Ya nadie hace las cosas por las cosas en si mismas,  sino por los frutos. Y eso es un error si se piensa profundamente. Bastante profundamente, de hecho. El caso es que veo las fotos de la manifestación posterior a la carga policial y veo decenas de miles de personas, indignadas con razón. Pero se va diluyendo, como tantos otros movimientos, porque al día siguiente hay menos gente y eso hace que vaya menos gente al otro. Seguramente el 99% de las personas que van a las manifestaciones dirá que lo hace por convicción, pero es mentira. Lo hace por borreguismo. Ese es el error, el borrego, animal dócil como pocos, no molesta mucho. Me pregunto como el alma occidental ha llegado a estar tan lejos de lo que realmente importa (la vida y la muerte, la compasión, el afecto, el tiempo, la alegría, etc) para insensibilizarse tanto ante tanta desgracia. Hoy deglutimos el dolor, lo enterramos en pastillas, promociones empresariales, muebles de ikea, ipads, viajes relámpago, rebajas de navidad  hasta que caemos en el profundo sueño de la actividad superficial máxima. Ya nada es trascendente. Y cuando alguien se pone trascendental atrae miradas extrañas.
El poder, siempre el mismo caballo aunque cambie de jinete, nos regala azucarillos que nosotros saboreamos en cuando algo nos amarga un poco: manifiéstate, exprésate, crea, ¡haz cuanto quieras! Eso si, dentro de los cauces que nos da el Estado de Derecho, la Democracia, y el Discurso de Valores dominante.  No te saltes la ley, nunca, porque serás un delincuente. Y claro, así, el poder, se convierte en un sistema perpétuo sea cual sea su origen. En occidente y, desde hace mucho,  es el poder económico el que lo dirige todo. Y desde la globalización financiera (la única que ha habido) muchísimo más. Esto, que puede parecer una obviedad para la gente de a pie, es algo tabú entre los políticos. Ninguno se atreve a admitir que es rehén de quién aporta su financiación, por ejemplo.
Pues bién, yo creo que para cambiar un sistema, incluso democrático,  hace falta romper las leyes, puesto que todos los sistemas han promulgado leyes autoprotectoras en nombre de la ética, o, mucho más facilmente, el orden. Es curioso como multitud de leyes se redactan en nombre de la ley, para proteger, por ejemplo, la constitución.
También se ha perdido, desde hace ya mucho tiempo, el gusto por las humanidades. Ya nadie estudia humanidades y si lo hacen es para ser profesores de humanidades. Ahora el mercado necesita técnicos para poder seguir fabricando cosas que la gente compre. Y por eso algunos niñatos piensan que son más peligrosos quemando una sucursal bancaria que leyendo Memorias de Adriano. Y por eso nunca se darán cuenta del error. Cosa que al estado le interesa, y mucho. Porque un verdadero humanista piensa por si mismo, tras muchos años de rascar por debajo de la superficie de las cosas.
Por eso un humanista no confunde ley con respeto, ni reglas del juego con juego justo.
Imaginaros un Barça-Madrid. Pongamos que el pueblo es el Barça y el estado el Madrid. Pongamos que el árbitro son las leyes. Pongamos que el árbitro es del Madrid. Si si, puede ganar el Barça, pero está complicado.
Por otra parte creo que se ha cultivado  un egoismo material dócil y adormilado muy feo que hace que la gente quiera cosas, en vez de tiempo, por ejemplo. Otro ejemplo clarísimo de esto es el hecho de que haya muchas personas que no hacen nada, como manifestarse o votar, porque piensan que "por una persona más o menos, que más da". Esta frase, subproducto de un cómodo egoísmo, no hay por donde cogerla.  Es cientificamente  cuestionable y de un analfabetismo moral de la hostia. Porque hay gente que es buena, pero rematadamente tonta en cuanto a cierto tipo de cuestiones.  Y en esas estamos, copiando el américan way of life de tal modo, que dentro de nada tendremos una semana de vacaciones e iremos a comprar pan al centro comercial.
¿Que propongo? Propongo la estrategia Gremlin.
Propongo que la gente que piense que las cosas van mal pase de la queja de sobremesa a la acción. No se trata de manifestarse todos los días, ni de faltar al trabajo que la cosa está muy mal, no.
Se trata de que todos hagamos algo de vez en cuando. Todos los que pensamos que hay que cambiar las cosas. El arte, la cultura, está bien para empezar. Y no molestan a nadie excepto al poder y a los idiotas. ¿Cual ha sido la invasión americana más duradera, rentable y aceptada por todos? LA CULTURAL.  Pero tarda más en hacer efecto. Ahora, antes de que los mercados sólo sean sitios dónde la gente va de traje y corbata, deberíamos empezar por leer esto un rato. Tiene buena pinta. Voy a ello.

DE LA DICTADURA A LA DEMOCRACIA: UN SISTEMA CONCEPTUAL DE DESOBEDIENCIA CIVIL

http://www.aeinstein.org/organizations/org/DelaDict.pdf

9 comentarios:

MJGE dijo...

Tu artículo no está mal; pero el panfleto no me parece de aplicación al caso. Para empezar no estamos en una dictadura y el problema no es una sociedad oprimida y atemorizada sino aborregada y acomodada, como tu mismo expones en el artículo. Osea que para movilizarla habría que empezar por concienciarla.
Comparto en parte tu decepción con la sociedad que genera un régimen democrático. Por eso leyendo el texto que propones me preguntaba ¿tanta lucha, para qué?

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

el panfleto en cuestión habla de dictaduras, claro que si, pero no es muy difícil extrapolar el contexto, pues, si bien esto no es una dictadura propiamente dicha, si se le parece en muchos aspectos:leyes injustas, no separación de poderes, chantajes económicos, corrupción salvaje y endémica. Si, tenemos prensa libre, pero encorsetada por el grupo de poder al que pertence. Si, tenemos elecciones, pero reguladas por una ley tremendamente injusta... y podría seguir... Por otra parte. Dices que la sociedad no está atemorizada: ¿Estás seguro? Yo diría lo contrario. Está cagada de miedo. Guerras, desastres naturales, nucleares, hipotecas, paro, recesión, crisis, gripe aviar, cáncer, cambio climático, extinción en masa de especies, polos que se derriten, bla, bla, bla. La gente está aterrada. Es sumisa, dócil y tiene miedo. En españa hay mucho parado en el fondo del precipicio y mucha gente al borde, con un miedo atroz a perder lo poco que tiene porque firmó una hipoteca a 40 años.
Y, con todo el respeto del mundo que merece tu comentario, si te preguntas tanta lucha para qué no has leído bien mi artículo. Si lo relees verás que pongo que hay que hacer las cosas por las cosas en sí mismas, no por sus frutos. Se tiene que luchar porque es justo. Y punto. Si da frutos mejor que mejor. Pero hay que luchar por el mero hecho de luchar. Porque eso me convierte en un ser humano mejor y más digno.
Muchas gracias por pasarte MJGE!
Un abrazo.

MJGE dijo...

Hola Javi.

En primer lugar creo que mezclas muchos temas y que a tus reflexiones le falta un poco de sosiego.
Yo no creo que una dictadura sea igual que una democracia, aunque se pueden encontrar paralelismos o, dicho de otro modo, los que ostentan el poder siempre encuentran el camino para obtener su beneficio personal. La diferencia, una diferencia esencial, es que en una dictadura ese poder es impuesto por la fuerza mientras que en una democracia es consentido, más aún, otorgado por el pueblo a los que lo obstentan, lo cual convierte al pueblo en responsable de la situación. Ya sabes, libertad es inseparable de responsabilidad, quien es libre de actuar es responsable de sus actos. Una de las entradas de mi blog, CRISIS DE VALORES, trata sobre esta cuestión, me planteo en ella hasta qué punto la sociedad es responsable de que esté dominada por el poder económico, pues es ella misma y cada individuo en particular, quien ha establecido el dinero y las posesiones materiales como su principal aspiración, libremente.
Mi afirmación de "tanta lucha ¿para qué?", un poco extrema, lo reconozco, pues siempre es infinítamente mejor vivir en democracia que en dictadura, lo que trata de reflejar es que la democracia puede generar y de hecho genera sociedades poco comprometidas, formadas por individuos que se dejan llevar, en definitiva, no fomenta la actitud individual, que tu reclamas y en lo que estoy de acuerdo contigo que sería deseable, aunque esa afirmación tuya de "hacer las cosas por las cosas en sí mismas, no por sus frutos", no la entiendo bien. A fin de cuentas tu mismo dices después que "se tiene que luchar porque es justo" lo cual lleva implícito un concepto de justicia,es decir, una ideología, y un objetivo, una sociedad justa conforme a esa ideología.
Hace unos meses vi en tv un documental sobre la venta de armas, en el que, entre otras cosas, se planteaba una cuestión muy ilustrativa. Por entonces Gadafi era amigo de los líderes occidentales y, por lo tanto, la ONU no vetaba que se le vendieran armas. Había hecho un pedido de armas enorme a Bélgica (no recuerdo si 500.000 fusiles cuando su ejercito era de 40.000 hombres). El gobierno belga tiene una comisión, que debe aprobar la venta y estaba demorando la decisión porque tenía pruebas de que dichas armas iban a ser revendidas a paises africanos en conflicto a los que si estaba vetado por la ONU que se le vendieran armas (niños soldado, etc.). Para los trabajadores de la fábrica era una simple cuestión de puestos de trabajo, económica. Si no podía servir el pedido, la fábrica tendría que despedir trabajadores, por lo que éstos organizaron las oportunas manifestaciones para presionar al gobierno y que autorizara la venta, alegando que otros paises como Francia o Inglaterra lo hacían, ¿por qué ellos no iban a hacerlo? Me imagino a ese trabajador manifestante sentado en el salón de su casa ante su tv de plasma viendo un reportaje sobre niños solado en Africa ¿qué se le pasará por la conciencia?

Me he extendido y no sé si he respondido a las cuestiones planteadas, espero que en alguna medida, si. Ahora te contestaré en el otro frente que tenemos abierto en mi blog.

Saludos.

Lunien dijo...

Me ha gustado mucho tu texto, Javi. Creo que, matices aparte, apuntas hacia el meollo del asunto.
MJGE, creo entender a qué se refiere Javi con lo de "hacer las cosas por las cosas en sí mismas, no por sus frutos". Se trata de valorar la propia actividad por encima del producto que de ella se obtiene (ya sea este un objeto físico, abstracto o incluso la posibilidad de otra actividad o producto). Esta diferencia ya estaba en Aristóteles y en su clasificación de las diferentes disciplinas humanas. Él mismo ya anteponía aquellas actividades cuyo valor estaba en sí mismas.
Por usar un lenguaje más coloquial, consistiría en "hacer las cosas por vocación". Opino, con Javi, que en nuestra sociedad hay muy poca "vocación"
Practicar la justicia, como bien dices, tiene un fin: una sociedad más justa. Pero ser o intentar ser un hombre justo también conlleva algo mucho más valioso para el propio individuo: la integridad (siempre y cuando esto sea un valor de la persona en cuestión, claro, pero se entiende que si uno quiere una sociedad justa, él mismo aspira a ser parte constitutiva la misma).
"Pásalo bien haciendo el bien" ´me dijo una vez un gran sabio. ¿Hay una manera mejor de aprovechar el tiempo que esa?
Un saludo.

MJGE dijo...

Efectivamente, ahora lo he entendido. Gracias por tu aclaración Lunien.

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

Hola MJGE!, Gracias por contestar. Si, tienes razón, es mi principal problema: el sosiego necesario para estructurar mis pensamientos cada vez que escribo. Por eso me gusta la poesía, soy más libre.
A ver, dices en tu contestación que la diferencia esencial de una democracia y una dictadura es que una es consentida y otra es por la fuerza. Mmmmmmm. Si, en esencia, si. Pero, como digo en el artículo, creo que hay que rascar debajo de la superficie de las cosas, y tu argumento, dicho con respeto, es un poco débil. Débil en el sentido de que, a poco que rasques, te das cuenta de que debajo de ese aparente "consentimiento" en forma de voto prestado cada 4 años hay mucha "imposición". ¿Recuerdas el modo en que cambiaron la constitución en agosto? Durante décadas el texto se erigió como un castillo inexpugnable cuya reforma, aún prevista en el reglamento, era casi imposible. Pero mira tú que, el fin de semana que España estaba al borde de la intervención financiera por parte de la famosa "troika" el BCE empezó a comprar Deuda soberana, para que la también famosa prima de riesgo, bajara. Durante casi un mes estuvo tan alta, que lo intereses que tenemos que pagar de la deuda que vendimos, harán que estemos pagando décadas en detrimento de, bueno, no sé de qué, habrá que verlo. Pues bien, esa imposición, con agostidad y alevosía, vino de Bruselas. Si, ya sé que las reglas del juego permiten cambiar la constitución sin referemdum. Por eso hablé de la diferencia entre reglas del juego y juego justo.
MJGE, sé que hemos avanzado en casi todos los aspectos desde Franco, por ejemplo. Pero se impone una dictadura más sutil, que no lo parece, pero que hace infelices igual a las personas. En todas las "democracias" occidentales ha subido el consumo de ansiolíticos y antidepresivos imparablemente desde que se comercializan.
Me temo que otra vez he mezclado conceptos...jajajajaj. Me lo voy a mirar...
Lunien, gracias por quitar la paja de mi trigo!!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

y en cuanto las personas han sido libres para decidir aspirar a lo material... (creo que esta es la esencia de una parte de tu texto).
Aquí hay otro interesantísimo debate. ¿Es el ser humano libre de tomar decisiones? Quiero decir, ¿No estamos condicionados por miles de variables? Lugar de nacimiento, educación temprana, alimentación, educación estatal, parental tardía, enfermedades, enfermedades mentales, medios de comunicación de masas, reacciones químicas cerebrales, entorno geográfico. Pero también, adoctrinamiento, religión, publicidad... no sé, se me ocurren multitud de cosas que condicinan nuestros pensamientos y por lo tanto, nuestras decisiones. Lo que no sé si TODO ESO FORMA NUESTRA PERSONALIDAD y por lo tanto, somo libres de elegir una cosa u otra, o si por el contrario, todo esto no hace más que dirigirnos como robots.
¿Que pensáis?

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

y en cuanto las personas han sido libres para decidir aspirar a lo material... (creo que esta es la esencia de una parte de tu texto).
Aquí hay otro interesantísimo debate. ¿Es el ser humano libre de tomar decisiones? Quiero decir, ¿No estamos condicionados por miles de variables? Lugar de nacimiento, educación temprana, alimentación, educación estatal, parental tardía, enfermedades, enfermedades mentales, medios de comunicación de masas, reacciones químicas cerebrales, entorno geográfico. Pero también, adoctrinamiento, religión, publicidad... no sé, se me ocurren multitud de cosas que condicinan nuestros pensamientos y por lo tanto, nuestras decisiones. Lo que no sé si TODO ESO FORMA NUESTRA PERSONALIDAD y por lo tanto, somo libres de elegir una cosa u otra, o si por el contrario, todo esto no hace más que dirigirnos como robots.
¿Que pensáis?

MJGE dijo...

Es que preguntas unas cosas Javi... Si las supiéramos estaríamos dando conferencias.
De todas formas, mira: parece que este tipo se hace preguntas muy similares.

http://www.lavanguardia.com/libros/20120328/54277682645/enemigos-democracia.html