miércoles, 28 de noviembre de 2012

SOBRE LA PASADA HUELGA GENERAL. EL ESCRITO QUE LEVANTÓ AMPOLLAS EN FACEBOOK.




Este escrito es bastante duro, así que quiero dejar claro que sólo critico a la gente que no hace huelga pudiendo hacerla. No va dirigida a nadie personalmente, ni a gente que NO PUEDE hacerla por los motivos que sean. Así que si os dais
por aludidos y queréis lanzar un ataque personal, es decir, a mi persona y no a mis argumentos, ruego lo hagáis en privado.


No entiendo nada. Hoy me siento estúpido y alejado de la realidad. Tengo que reconocerlo. Igual vivo en una realidad que nadie más ve. Puede que sea mi Facebook y su algoritmo, que me hace llegar mensajes que sólo a mi me interesa. Puede que sea el Twitter que me hace llegar mensajes de la gente que sólo a mi me interesa. Puede que sea mi entorno, la prensa que ojeo, los libros que leo. Pero hoy, viendo el intenso tráfico, la inmensa mayoría de las tiendas abiertas, los niños con mochilas en la espalda, y, en fin, toda la actividad de una gran ciudad en UN DIA NORMAL, me pregunto: ¿Estoy viviendo en una realidad paralela? ¿No es España uno de los países con más paro del mundo? ¿No es España un país gobernado por una oligarquía clientelar extractiva y bipartidista que nos ha llevado a la ruina? ¿No es España uno de los países más corruptos de europa, del mundo? ¿No es España un país obligado constitucionalmente a pagar a los bancos la deuda antes que a TODO LO DEMÁS? ¿No es España el país de las mutilaciones en educación, sanidad e investigación? ¿No es, en fin, el país de los aeropuertos fantasmas, las obras inútiles, el fraude de los ERE’s, la dedocracia, los privilegios políticos, el oscurantismo de la cuentas públicas? ¿No es España el país de los deshaucios masivos y sus consiguientes suicidios? ¿No es España el país de la fuga de cerebros? ¿El de la burbuja inmobiliaria? ¿Del secuestro político de los medios de comunicación públicos? ¿Había más motivos en la masiva huelga del 88, donde TVE se quedó en negro? Si ahora estamos mucho peor... ¿Por qué está fracasando? ¿Es culpa de la mala imagen de los sindicatos tan a pulso ganada? ¿De que la haya secundado el tan desacreditado PSOE? Tengo que reconocer que a mi también me da grima ver tanta banderita, pero... ¿No debería la gente luchar según sus propias convicciones? ¿Qué más da quien la convoque si la causa es justa? ¿Por qué se habla tanto de la acción de los piquetes y no de la coacción de las empresas? Insisto, no entiendo nada, pero a fuerza de escribir, creo que empiezo a entender las razones de todo esto. España es un país sin valores de solidaridad, con una sociedad egoísta excepto en las grandes catástrofes, sin valor, sin ideales. Un país de gente desinformada, un país Gandía Shore, un país MARCA, un país Ana Rosa, un país Belén Esteban. España es un país insolidario y estúpido. Inculto. Nadie sabe nada de historia, ni de porqué las cosas son como son. Casi ninguna casa tiene más de 20 libros en sus estanterías. No sé, igual soy yo. A lo mejor todo lo que visto y he leído es falso. Casi seis millones de parados y nadie se solidariza, pero es que, además, ni siquiera los parados salen a la calle. Con los números en la mano, tan sólo los parados de Valencia podrían colapsar la ciudad. Entonces ¿Vivo en otra realidad? ¿Hay alternativa? Sí, puedo pensar, el país se levanta trabajando. ¿Pero no estamos defendiendo las condiciones de ese trabajo? ¿Las condiciones de vida de todas las personas? ¿Hay alguna forma de decir que las reglas de este juego son una basura? ¿Votando? Suponiendo la ley electoral fuera justa. ¿No está haciendo el PP lo contrario de lo que dijo que haría? ¿Y qué hacemos, esperar 3 años? Del Psoe prefiero no hablar.

A lo mejor lo que es mentira es la historia de la lucha social. ¿Acaso todos los logros sociales estaban instaurados desde, no sé, la revolución industrial? ¿Surgen de repente, como setas? ¿No fue la unión de la clase trabajadora y su lucha la que consiguió todos los derechos que se vierten ahora, uno tras otro, por el sumidero del miedo y la ignorancia? Una huelga cuesta dinero, claro. Y el país no está para perderlo. Pero ¿Acaso tiene sentido hacerla cuando lo hay si lo que pides es, principalmente, trabajo y justicia? Repito, no entiendo nada. O quizás entiendo demasiado y por eso tengo ganas de llorar ahora. De una rabia ciega y sorda que es malísima para mi corazón y mi mente. ¿Esto vale la pena? No sé, ahora mismo, no conozco la respuesta a esa pregunta.

Esto es lo que pasa: desde hace 30 años se ha cultivado el campo del individualismo atroz, el mirar a corto plazo, el consumo insensible y sobre todo EL MIEDO como algo habitual en nuestras vidas. Lo vivimos tan a menudo pero de forma tan impersonal y soterrado, como lejano, que obedecer a sus impulsos es algo normal, por muy leve que sea ese miedo. Tampoco tenemos una percepción psicológica de los riesgos a largo plazo y por eso nos las meten dobladas, pero poco a poco y alargando las medidas en el tiempo. Ahora se están pasando de frenada, pero da igual. La gente sigue votando a los corruptos, y a los cerrados partidos que los asisten, así que, ¿Por qué demonios iba a hacer huelga?
A lo mejor no estamos tan mal. A lo mejor aquel estudio de la FAES que aboga por quitar las vacaciones pagadas es sólo ciencia ficción. O puede que tengamos una enfermedad social, que seamos masocas como pueblo.

Menudo mensaje le estamos dando a la Troika. Ellos van a ser nuestros Reyes Magos particulares este año nuevo. Y van a ver que somos dóciles como los corderitos. Peor que ellos, pues las reses se alteran en el matadero. Nosotros no. Nosotros agachamos la cabeza y caminamos sumisos hacia... qué sé yo. Ni siquiera sé a dónde vamos. Sé que nos van a imponer medidas que vamos a flipar. Sé que somos dóciles comparados con Francia y Reino Unido, países con muchísimo más estado del bienestar que nosotros y con, qué casualidad, mucha más experiencia en la lucha por los derechos sociales. Lo que a ellos les están quitando, nosotros, al paso que vamos, nunca lo alcanzaremos, por poner dos ejemplos a bote pronto.
Quizá la gente piensa que todo va a volver a ser como antes. Que esto está a punto de pasar de largo. O, como mucho, unos añitos. En fin , espero, sinceramente, que las cosas no vuelvan a ser como antes. Que la gente se dé cuenta de que el capitalismo así, como lo hemos llevado hasta ahora, si no nos hunde por la avaricia de unos pocos, nos hundirá en una crisis de recursos (de alimentos, materias primas, energéticos, hídricos) sin precedentes en la historia de la humanidad. Poco menos que Mad Max. Reiros todo lo que queráis o por el contrario, rascar la superficie de la cosas. Pero protegeros, con poco que se rasque, veréis que están llenas de mierda. Como si no lo supierais.

Sé que las cosas se hacen por convicción y no por borreguismo y por eso mismo voy a ir a la concentración para ocupar los bancos en la calle las Barcas, pero iré triste, porque nadie parece darse cuenta de una obviedad numérica incuestionable. Los de arriba (realmente muy pocos) se están zampando a los de abajo (muchísimos) y, además, están blindando el sistema para perpetúarlo. Iré triste y respetando profundamente a los que no hayan podido hacer la huelga, pues motivos hay: servicios mínimos, pequeño comercio que vive al día, autónomo que no llega a fin de mes etc, etc, el capitalismo deslocalizador no industrializado ya hace que toda la economía se base en pequeñas pymes que vendan los productos de unos cuantos gigantes y que les resulte difícil cerrar. Así la huelga siempre fracasará. Motivos para no ir, aunque quieras hacer la huelga, hay. Casi todos basados en la coacción directa o soterrada en el ambiente empresarial. Pero a los que no han querido... A esos no los respeto. Ni una pizca. Rechazo el discurso de valores dominante que dice que tengo que respetar cualquier opinión, aunque no lo comparta. ¿Quién es su sano juicio respeta la opinión de un Nazi o un pederasta? Lo siento, pero no. (Y esto es un ejemplo que sirve para demostrar un argumento, no comparo la elección de no ir a la huelga con la pederastia, simplemente demuestro que hay opiniones no respetables)

Si no hacéis la huelga porque no os sale de los huevos, o porque os quedáis en casa jugando a los videojuegos, me dais lástima,pues ignoráis la historia y pisoteáis la memoria de aquellos que sufrieron para conseguir lo que vosotros disfrutáis ahora (aunque por poco tiempo.). A la gente que piensa que no sirve de nada, e incluso, es inmoral porque lo que hay que hacer es currar... Bueno, no voy a perder tiempo en rebatir una visión tan simplista del asunto.

Creo que ya está dicho todo.

4 comentarios:

MJGE dijo...

Te adjunto un comentario sobre el particular que hice en un foro en el que suelo participar:

"No es cuestión de ponernos a disertar sobre el significado exacto del término “esclavo”. No recuerdo quién trajo aquí el otro día una definición según la cual esclavo es todo aquél que está esperando a que lo liberen, que me parece apropiada para el caso.

Esas circunstancias personales, en ocasiones dramáticas, a las que te refieres son precisamente las que estoy considerando y lo que planteo es si la forma de superarlas, de salir de ellas es resignarse y aferrarse a un trabajo sean cuales sean las condiciones o plantarse, hacerse valer y exigir mejores condiciones por nuestro trabajo, precisamente porque esas condiciones penosas proceden de que el trabajo está poco valorado y los derechos civiles cada día más recortados.

Ya lo dije aquí. Conozco gente que no ha hecho huelga, no porque no esté de acuerdo sino porque dice no poder renunciar al sueldo de ese día o directamente para que el empresario (podría decir el amo) no me “fiche” y dentro de un par de meses me ponga en la calle. Y toda esa sumisión (si quiere eludiremos hablar de esclavitud aunque no me parece tan descabellado como a tí) por un sueldo de menos de mil euros que le proporciona una vida llena de privaciones de las que no son conscientes, claro.

Hoy lo que predomina es poner en los altares al empresario porque crea puestos de trabajo, él es el que crea riqueza, los trabajadores son sustituibles, hay muchos esperando en la cola del paro esperando para ocupar el puesto.

El ambiente que hoy se respira no es el del poema de Neruda: “Nada existe sin el hombre”, no existe esta conciencia y las cosas no van a cambiar mientras no cambie eso.

Por eso me planteo si debemos ser comprensivos con esas actitudes, porque yo no creo que esa sumisión a la que se entregan vaya a proporcionarles unas condiciones de vida menos dramáticas.

Y todo ello sin entrar en el planteamiento de que la lucha de hoy puede dar sus frutos mañana, de que las condiciones laborales que hoy vivimos, infinitamente mejores que las del pasado se consiguieron gracias a que, entonces, algunos se plantaron, pusieron en riesgo lo que entonces tenían, que era nada y probablemente ni siquiera llegaron a disfrutar sus conquistas, las disfrutamos hoy nosotros. No le hables a la gente hoy de luchar por logros para el futuro, solo les interesa el presente, su presente."

Disculpa la extensión.

javier rodrigo dijo...

No sólo la disculpo, sino que la celebro.
Es un tema complicado MJGE y tienes razón. Pero en mi artículo sólo disculpo a los que, de verdad, no pueden hacer huelga. Seguro que hay gente que ha estado en esa situación.

MJGE dijo...

Me he encontrado hoy con esto, que abunda en el tema y no me he resistido a traértelo aquí:

Prefacio del libro “Lucha del Derecho”, del insigne jurista Dr. Rudolph von Ihering, una de las más grandes figuras del Derecho. Transcribo lo que decía en 1891, con cita del filósofo Kant:

“Al que no siente que, cuando su derecho es despreciado en forma ofensiva o pisoteado, no sólo está en juego el objeto del mismo, sino su propia persona; al que en tal situación no siente el impulso a sostener su persona y su buen derecho, no vale la pena ayudarle y yo no tengo ningún interés en convertirlo. Es un tipo que hay que reconocer simplemente como el del filisteo del derecho, según quisiera bautizarlo; el egoísmo y el materialismo mezquino son los rasgos que lo distinguen. No sería el Sancho Panza del derecho, si no viese un don Quijote en cualquiera que persiga intereses de otra especie que los de la mochila, en la afirmación de su derecho. Para él no tengo otra palabra que la de Kant: el que se hace gusano no puede quejarse después de que sea pisoteado. En otro lugar llama Kant a este arrojar sus derechos bajo los pies de otros, lesión del deber del hombre contra sí mismo y del deber en relación con la dignidad de la humanidad en nosotros toma la máxima: No dejéis que vuestro derecho sea impunemente pisoteado por otros”.

[cita obtenida del conocido blog Sevach, de Derecho Público]

Anónimo dijo...

Hola, Como me gustó tu post, lo utilicé como fuente para mis artículos. Este es el sitio donde se publicarán:portadasdefacebook.info/ saludos